Volver a sección

Información general

El comercio se moviliza contra la feria de Alberto Samid

Este miércoles se realizará una reunión a las 21 hs. en la Cámara de Comercio. Analizarán si el emprendimiento cumple con la ordenanza de superficies comerciales. “Esto es un ataque a los comerciantes de Cañuelas. Lo hacemos responsable al intendente Arrieta”, manifestó Gustavo Sacco.

 Alberto Samid en la inauguración de su nuevo local de la ruta 205.

La reciente apertura de una sucursal del Mercado Central en el predio de Alberto Samid alteró los ánimos del comercio minorista de Cañuelas, que teme una progresiva caída en las ventas y el cierre de locales.

Este miércoles a las 21 los pequeños y medianos comerciantes del distrito se reunirán en la Cámara de Comercio (Lara y San Martín) con un doble propósito: firmar un petitorio dirigido a la Municipalidad y analizar si la sucursal de Samid se ajusta a la Ordenanza de superficies comerciales.

En la reunión se espera la presencia de comerciante de Lobos, ante el temor de que un proyecto similar se replique en esa localidad.

“Si analizamos la ordenanza de Cañuelas, a primera vista observamos que el Mercado Central hace agua por todos lados. Vamos a desglosar todos los artículos y ver si podemos hacer algo desde el punto de vista legal”, adelantó el presidente de la cámara cañuelense, Gustavo Sacco.

El titular del sector apuntó sus dardos contra el intendente Gustavo Arrieta, al que calificó como “principal responsable” del permiso otorgado a Samid.

“Hacemos responsable al intendente por la llegada de esta feria que viene a destruir al comercio local. Esto un ataque bajo y artero al comerciante común de Cañuelas, al que le exigen todo tipo de tasas, tributos y permisos. No olvidemos que Arrieta acaba de impulsar un aumento de tasas superior al 40 %. Y por otro lado permite que se instale en Cañuelas la capital mundial de la ilegalidad. Es muy fácil sentarse en un sillón, cobrar un sueldo de 40 mil pesos y tomar medidas que perjudican a otros”.

Además, ironizó sobre la inédita celeridad que mostró el municipio para habilitar el emprendimiento. “En apenas dos días y en pleno feriado otorgaron la habilitación, cuando a un comerciante común y corriente lo tienen hasta cinco o seis meses dando vuelta pidiéndole certificados y documentación”.

Sacco reconoció que la población está enojada por la diferencia de precios que se registra entre el Mercado Central y los diferentes negocios de barrio, pero destacó que la feria inaugurada en la ruta 205 “vende todo en negro por debajo de los costos de distribución y con una gran evasión”.

El titular del sector consideró que es una “maniobra distractiva” que “no puede durar mucho”. “Esto es una pantomima populista más del intendente Arrieta para disimular los efectos de una inflación que su mismo gobierno está generando a nivel nacional”.

INFOCAÑUELAS