Volver a sección

| Información general

Declaró la falsa médica brasileña Thais Soares Costa

Negó los hechos que se le imputan y no quiso responder preguntas. La Fiscalía podría pedir su detención.

Negó los hechos que se le imputan y no quiso responder preguntas. La Fiscalía podría pedir su detención.

 Soares Costa sale de la UFIJ 2. Florencia Arsuaga.

Este jueves prestó declaración indagatoria la estudiante de medicina Thais Soares Costa, quien durante ocho meses trabajó como médica de guardia del Hospital Angel Marzetti de Cañuelas sin estar recibida, utilizando la identidad de Sonia Banhuki Galvao, una médica generalista que se encuentra ejerciendo en Brasil.

En su primer encuentro cara a cara con la fiscal Norma Pippo, Soares Costa “negó todos los cargos que se le imputan y por recomendación de su abogado, se negó a responder preguntas”, dijo una fuente judicial.

Soares Costa arribó a la sede de calle 9 de Julio 875 a media mañana acompañada por su letrado Angel Oscar Moyano.

En primer término declaró que no conoce a Sonia Banhuki, a Felipe Nori y a las demás personas que están mencionadas en la causa a excepción de Renné Antonio Alves Dos Santos, el médico que trabajó en el Hospital en el mismo período que ella y que se encuentra procesado por encubrimiento.



Soares Costa baila el vals con Felipe Nori en su casamiento en La Távola.
 

También negó haber firmado recetas o documentos administrativos del Hospital, y cuando la fiscal le exhibió su firma en varios papeles del nosocomio, se negó a responder. En ese punto su abogado dijo que solicitará una pericia caligráfica para demostrar que la rúbrica no le pertenece.

Posteriormente se rehusó a responder preguntas puntuales. Por ejemplo, permaneció en silencio cuando se le preguntó quién la había contactado para trabajar en Cañuelas; cómo obtuvo copia del título y demás documentos personales de Sonia Banhuki; o si tenía que pagar retornos a la ex coordinadora de Guardias Fabiana Pereyra o a algún otro funcionario.



Una receta extendida por Soares Costa en Máximo Paz, con el sello y firma de Banhuki Galvao.
 

Antes de retirarse pidió salir por una puerta lateral desde donde se desplazó de espaldas hacia el Alfa Romeo Mito de su abogado para así evitar ser fotografiada por InfoCañuelas.

Thais Soares Costa, estudiante de la Universidad de Morón, está imputada de los delitos de Usurpación de título, Ejercicio ilegal de la medicina, Encubrimiento agravado, Falsificación de documento y Uso de documento falso, cargos similares a los que pesan sobre Felipe Nori Haggi Lacerda.

Oportunamente se le dictó la prohibición de salir del país. En diciembre pidió autorización para visitar a su familia en Brasil durante las fiestas de fin de año, pero la UFIJ 2 le denegó el permiso.

Teniendo en cuenta lo sucedido con Felipe Nori, quien pasó 15 días detenido en el Destacamento de Alejandro Petión antes de que su causa fuera elevada a juicio oral, no se descarta que la fiscal Pippo pida la detención de la estudiante, en cuyo caso deberá resolver el juez Martín Miguel Rizzo, titular del Juzgado de Garantías 8. Dicha medida coercitiva ya fue solicitada por Pippo el 3 de agosto, pero en ese momento Rizzo no hizo lugar con el argumento de que la joven brasileña estaba a derecho.



El sueldo bancarizado de Soares Costa: 104.500 pesos.
 

Utilizando el sello y la identidad de Sonia Banhuki Galvao, Soares Costa trabajó como médica de guardia en la Unidad Sanitaria de Máximo Paz desde el 1 de noviembre de 2017 hasta el 8 de julio de 2018 con un sueldo superior a los 100 mil pesos. Pidió licencia cuando estalló el caso de Felipe Nori. 

Mientras tanto la verdadera Sonia ejercía como generalista en el Hospital Santo Antônio de Timbé do Sul, un pueblito de 5 mil habitantes ubicado en el estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil, sin imaginar que en la lejana Cañuelas una estudiante usaba su nombre y su matrícula.



Soares Costa saliendo de la UFIJ 2. Crédito: Florencia Arsuaga.
 

x