Volver a sección

| Información general

Carta de un comerciante a la empresa ABSA

Cuestionó la demora en la finalización de la obra de calle 25 de Mayo, que ya lleva casi tres meses.

Cuestionó la demora en la finalización de la obra de calle 25 de Mayo, que ya lleva casi tres meses.

Carta de un comerciante a la empresa ABSA

Pablo Olveira, uno de los comerciantes ubicado dentro del área cerrada por ABSA para la construcción de un colector cloacal sobre calle 25 de Mayo, publicó una dura carta contra la empresa, cuestionando las demoras en su ejecución.

Bajo el título "Día 82 (Del corte de calle). Bitácora de una falta de respeto y desconsideración al vecino" describió los perjuicios ocasionados y la falta de respuesta al petitorio entregado en la sede local de la empresa de aguas. 

En el día de hoy ABSA nos tendría que contestar el petitorio entregado, su respuesta fue que "pasa a Legales". El día viernes el Municipio nos dirá, si no existe respuesta mediante, por dónde está el expediente dando vueltas, mientras tanto:

La obra continúa lentamente, el tiempo pasa y en algún momento el sufrimiento terminará.

Los reclamos pasarán al olvido sin contestar o, mediante algún comunicado, endosarán la culpa al tiempo, la providencia, la impaciencia o cualquier otro objeto, persona o cosa, que a su criterio, el gil del vecino comprará.

Nunca dirán que el comienzo se demoró gracias a la “NO HABILITACION MUNICIPAL” para que la realización de una nueva obra se confunda con una probable inauguración provincial y que contribuya electoralmente al otro color político ante las inminentes elecciones.

Tampoco reconocerán que debido a ello, el comienzo alcanzó el cambio dirigencial de ABSA, que procedió a la revisión presupuestaria y motivo la lentitud en los pagos al contratista, e hizo que su trabajo fuera a medio tiempo.

Que todas estas decisiones secretas perjudicaron a un grupo de vecinos y comerciantes que habitan o trabajan para su sustento en la zona de influencia.

En fin, el tiempo seguirá adelante, algún día acabará, nadie pedirá perdón, y quedará en el tiempo que un grupo de vecinos y comerciantes quejosos no fueron “solidarios” con el resto. HDP.

x