Volver a sección

| Información general

Abren nuevo consultorio de Neurodesarrollo infantil en el Hospital Cuenca

A cargo de la neuróloga Daniela Losardo, aborda patologías como trastornos del lenguaje y del aprendizaje y las variantes del espectro autista.

A cargo de la neuróloga Daniela Losardo, aborda patologías como trastornos del lenguaje y del aprendizaje y las variantes del espectro autista.

Abren nuevo consultorio de Neurodesarrollo infantil en el Hospital Cuenca

Los trastornos del lenguaje y del aprendizaje en la niñez, el retraso motor, dificultades en la comunicación y la sociabilización, son algunas patologías que indican alteraciones en el neurodesarrollo. 

Desde agosto el nuevo Consultorio de Neurodesarrollo del Hospital Cuenca Alta Néstor Kirchner (HCANK) posibilita dar atención a la detección temprana de estos síntomas y tratamiento oportuno de los pacientes que permitan mejorar la maduración y evitar en el futuro alteraciones mayores.

Daniela Losardo, médica neuróloga infantil perteneciente a la sección de Neurología del Servicio de Neurocirugía del hospital, indicó que “en el consultorio también se diagnostican y manejan patologías tales como trastorno de la conducta, déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno del espectro autista (TEA), entre otros”.

La especialista destacó que “la detección temprana de estas alteraciones es muy importante para poder brindarles el tratamiento interdisciplinario correspondiente, ya sea de estimulación temprana, fonoaudiología, psicopedagogía y terapia ocupacional, procedimiento que nos permitirá lograr un avance en las áreas afectadas y así evitar que esto influya negativamente en el futuro del/la niño/a”.

El neurodesarrollo es definido como la maduración del sistema nervioso y la formación de la personalidad que se obtiene como resultado de un proceso dinámico de interacción entre el niño y el medio que lo rodea.

“Dentro de los trastornos del neurodesarrollo –explicó Losardo–  el espectro autista es uno de los más frecuentes con características tales como alteraciones en la comunicación y sociabilización, tienden a ser muy estructurados en sus rutinas y en comidas, suelen no mirar a los ojos, no señalar para pedir cosas, les resulta difícil aceptar límites, pueden presentar cierta hiperactividad y cuando están contentos pueden presentar movimientos de “aleteo” o “saltitos”.

“Cuando una mamá o un papá nota algo que le llama la atención de su hijo, lo mejor es que consulte a su médico pediatra, que no se quede con la duda, porque ese puede ser el primer paso para empezar a ayudarlo”, apuntó Losardo.

Iniciar un tratamiento temprano es muy importante ya que “siempre presentan mejoría a medida que concurren a las terapias. Además, deben ir al jardín, frecuentar plazas y paseos, cumpleaños y así de a poco se van adaptando”.

Para solicitar una evaluación con la doctora Daniela Losardo se debe solicitar turno con derivación de médico de cabecera a través de la Central Interactiva de Comunicación con el Usuario (CICU) a los teléfonos 011 5273 4700, Whatsapp (02226) 557446 / (02226) 628250.