Volver a sección

| Educación

Un profesor renunció en medio de amenazas

En pleno examen dos alumnos que no habían estudiado amenazaron con agredirlo si reprobaban. A través de una carta denunció la situación de indefensión que los maestros viven en las aulas.

En pleno examen dos alumnos que no habían estudiado amenazaron con agredirlo si reprobaban. A través de una carta denunció la situación de indefensión que los maestros viven en las aulas.

Un profesor renunció en medio de amenazas

 Según Fernández, el docente se ha transformado en un objeto.

Eduardo Américo Fernández, un docente de Cañuelas que dicta Introducción a la Química en varias escuelas del distrito, decidió renunciar en uno de los establecimientos donde fue amenazado por alumnos que no habían estudiado para un examen.

El insólito caso de violencia fue dado a conocer por el propio docente a través de su cuenta de Facebook.

Si bien Fernández no quiso responder las consultas de InfoCañuelas para no entorpecer el proceso administrativo, este portal pudo saber que con suficiente antelación programó una prueba escrita para su curso de cuarto año.

En pleno examen dos alumnos que no habían estudiado comenzaron a proferir amenazas en voz baja cuando Fernández pasaba a su lado, exigiendo ser aprobados.

"Me voy del salón porque con vos va a haber bardo"; "Si me quedo, la vas a pasar mal" fueron algunas de las frases que habrían pronunciado.

No es el primer exceso que sucede en establecimientos del distrito. El año pasado una docente de la escuela media del barrio Libertad fue golpeada en el pecho, mientras que otra colega de la escuela media del barrio Sarmiento fue abofeteada por una alumna que se enojó cuando le pidió que hiciera silencio.

EL TEXTO DE LA RENUNCIA

Sr. Director de la ESB X
Distrito Cañuelas
Prof. xxxxxxxxxxxxxxx
Su Despacho

Comunico a Ud. mi renuncia al cargo de profesor de Introducción a la Física que, con situación de revista suplente, ejerzo en el 4to. año del turno mañana en la institución que dirige.

Quienes hemos optado por ejercer la tarea docente, no sólo lo hemos hecho por vocación o apego a la educación, lo que en sí por supuesto no sería poco. También lo hacemos por una elemental necesidad económica como también por la dignidad que otorga al ser humano un trabajo digno. Esta dignidad precisamente es la que en nombre de la ´inclusión´ se bastardea en algunos establecimientos educativos convirtiendo al docente en objeto y ya no sujeto de la pirámide pedagógica y receptor estoico de maltratos, presiones, falta de respeto, amenazas, etc. por algunos alumnos, quienes sufren –paradójicamente- injusticias simuladas tras supuestas medidas en su beneficio.

No tenemos porqué aceptar situaciones que ponen en riesgo la salud, el honor, el respeto y la integridad personal. Por lo mencionado, Sr. director, tomo esta determinación ante algunos hechos que vulneran mis más elementales derechos frente a los que, como es habitual, no existen pruebas ni testimonios que -en estas instancias- favorezcan al docente y lo sumen así en situación de indefensión.
Lo saludo con mi más distinguida consideración.

Eduardo A. Fernández

INFOCAÑUELAS

x