Volver a sección

| Educación

Lara Cuburu y su vivencia de la pandemia en Alemania

Desde julio de 2019 la estudiante de Cañuelas se encuentra en la ciudad de Stade realizando un intercambio a través del Rotary Club. Su tristeza por el regreso anticipado de varios amigos.

Desde julio de 2019 la estudiante de Cañuelas se encuentra en la ciudad de Stade realizando un intercambio a través del Rotary Club. Su tristeza por el regreso anticipado de varios amigos.

Lara Cuburu y su vivencia de la pandemia en Alemania

 Este lunes, Lara en la playa del río Elba.

“Se está devolviendo a muchos intercambistas y es una pena porque se supone que éste iba a ser nuestro año, nuestro mejor año, y estamos los últimos tres meses del intercambio encerrados”, lamenta Lara Cuburu, la estudiante del colegio Santa María que desde julio de 2019 se encuentra en Stade, Alemania, participando en un programa internacional patrocinado por el Rotary Club.

La cuarentena establecida por el gobierno alemán la sorprendió en medio de esta experiencia educativa que se venía desarrollando con total normalidad. “Acá la cuarentena es más relajada, no tendría que serlo porque claramente hay más muertos en Alemania que en Argentina”, opinó la estudiante en un contacto con InfoCañuelas.

Alemania tiene hasta el momento unos 100.300 casos confirmados de Covid-19, 25.000 recuperados y 1.600 muertos, siendo el cuarto país del mundo con más contagios del virus.

Lara se encuentra en Stade, una ciudad de 50 mil habitantes ubicada a unos 50 kilómetros de Hamburgo, viviendo en casas de familia contactadas por Rotary. 

En un video grabado el sábado contó que pasaba gran del día sola porque sus “padres” alemanes, propietarios de una empresa, tuvieron que dedicarle mucho más tiempo al trabajo debido a la ausencia de muchos empleados por motivo de la pandemia. “En Argentina sería igual; mi mamá también tiene que trabajar más”, aclaró.

Lara con Antonia, su amiga chilena, y Enno, su “hermano” alemán.

Si bien se la nota bien anímicamente, no oculta su tristeza por la partida anticipada de varios intercambistas de Asia y América Latina con los que tenía trato frecuente y que se vieron obligados a regresar a sus países. Su plan es continuar en Alemania hasta la finalización del Rotary Youth Exchange (RYE) previsto para julio.

Su madre, Patricia Díaz, se mantiene tranquila a pesar de la preocupación que supone tener a su hija tan lejos en medio de una crisis global. 

“Cuando comenzó la cuarentena en Argentina hacía 10 días que Lara la estaba haciendo en Alemania. Me asustó el tema del cierre de las fronteras pero preferí que se quedara allá en lugar de estar circulando por los aeropuertos. A ella le quedan tres meses y confío en que todo va a estar menos complicado en julio. Por otro lado no quiere volver, tiene expectativas de comenzar el colegio y realizar el viaje que les ofrece Rotary, cambiando los países”.

Hasta el domingo Lara vivía en un barrio pegado a un bosque y eso le permitía hacer caminatas junto al núcleo familiar. A partir de hoy está con otra familia que vive frente a la playa del río Elba por lo que puede salir una vez al día a tomar sol, haciendo mucho más llevadero el aislamiento.

x