15 de abril. Cañuelas, Argentina.

weather 23º

Cayó un gajo y provocó daños en una escuela recién refaccionada

Ocurrió hace varios días en la Escuela 31 de Villa Adriana. Todavía no fue removido.

Entre el sábado 9 y el domingo 10 de diciembre los fuertes vientos provocaron la caída de una rama de gran porte en un costado de la Escuela Nro. 31 “Leopoldo Lugones” de Villa Adriana. El impacto dobló la punta de las chapas de zinc.

El establecimiento acaba de ser refaccionado y ampliado. El 12 de septiembre se inauguró la obra que prácticamente duplicó la superficie útil. Las mejoras incluyeron la ampliación de aulas, renovación de pisos, construcción de dos aulas adicionales y la creación de un moderno gabinete, además de la instalación de un cerco perimetral.

El gajo golpeó sobre un ala nueva, a mitad de camino entre un aula y una oficina de Dirección. “Por surte ocurrió un fin de semana, se doblaron las chapas y tal vez dañó la mampostería interna, pero no lo sabemos”, dijo una madre a InfoCañuelas.

El incidente provocó malestar en la comunidad educativa, por dos razones. Primero porque en varias oportunidades hubo reclamos al área de Espacios Verdes de la Municipalidad para que redujeran el porte de algunos árboles muy grandes que están cerca del edificio. Bajo el pretexto de “falta personal” o “no tenemos vehículo”, el pedido nunca fue atendido. También hubo cartas al Consejo Escolar que tuvieron igual destino.

Durante las obras de ampliación, que duraron varios meses, era el momento adecuado para realizar la poda, pero ningún inspector de obra lo tuvo en cuenta.

El segundo motivo de malestar es que a casi una semana de la caída, ninguna autoridad municipal o del Consejo Escolar se ocupó de enviar personal para remover el gajo y revisar los daños. En pocas horas comenzará el receso de verano y si no se resuelve de manera rápida, es de esperar que el trozo de árbol seguirá en su lugar hasta el año que viene. 

Escuela 31 de Villa Adriana.

Por último, cabe destacar que a tres meses de concluida la obra, la empresa adjudicataria se fue sin retirar un montículo de basura (trozos de alambres, fierros, cascotes, cal, hidrófugo, cemento, bolsas, etc.) que quedaron tirados en el fondo del edificio, a metros del patio utilizado por los chicos en el recreo. 

Si la gestión saliente de Sandra Cardozo no se ocupó de este pequeño “detalle” cuando se firmó el final de obra, la nueva gestión de Guido Peralta debería resolverlo cuanto antes. Un trabajo bien hecho también implica que la empresa contrate un container para el retiro de los residuos de la construcción.

Escuela 31 de Villa Adriana.

Escrito por: Redacción InfoCañuelas