Volver a sección

Cultura y eventos

Pigna cautivó a los cañuelenses

Más de 300 personas asistieron a su charla en Scilla. Fue durante el cierre del ciclo "Café Cultura".

El historiador Felipe Pigna cerró el ciclo "Charlas de Café" con una conferencia que brindó el viernes en la Confitería Scilla ante más de 300 personas.

Por primera vez desde el inicio del ciclo, en junio de este año, la confitería se vio totalmente desbordada de público.

Además del número, Pigna logró convocar a gente de todas las edades, desde adultos hasta adolescentes que lo siguen por televisión o la Rock&Pop; desde profesionales hasta estudiantes de escuelas medias y profesorados.

En un lenguaje ameno y didáctico, el historiador y escritor (nacido en Mercedes, Buenos Aires, en 1959) respondió todas las preguntas que le hicieron sobre los próceres argentinos.

Manifestó su preferencia por Manuel Belgrano, al que consideró el "estadista más completo".

Cuando le preguntaron si podía pensarse en una historia objetiva, afirmó que "Solamente un dios ubicado encima de los hombres podría ser objetivo. Siempre la historia tiene la visión de un historiador en particular. En este país solamente Mariano Grondona es objetivo", comentó Pigna con una ironía que provocó risas y aplausos.

¿Y vos dónde te ubicás ideológicamente?, preguntó InfoCañuelas. "En la vereda de enfrente de Mariano Grondona. En la vereda donde da el sol, del otro lado de la Nueve de Julio", volvió a ironizar.
Se mostró algo molesto cuando le preguntaron si ser un escritor masivo no significa perder rigurosidad en el trabajo de investigación.

"En la argentina hay una tilinguería de pensar que la divulgación para un público amplio está asociada con la superficialidad. Es muy fácil escribir sencillo sobre tonterías, pero es muy difícil explicar procesos históricos complejos de manera que lo pueda entender todo el mundo".

Una docente de historia le preguntó cuál es la manera más adecuada de explicarle a los alumnos el golpe de Estado del `76. En este sentido, Pigna aconsejó no circunscribir el proceso a los 7 años que culminaron en 1983, sino incluirlo en un período más amplio, desde el ' 55 al 2001.

Más allá de la orientación que pueda tener el trabajo de Pigna, es sumamente valiosa su capacidad de interesar e involucrar en la historia argentina a gente de todas las generaciones, y eso se vio reflejado en el encuentro de Scilla (17-11-06).