Volver a sección

| Cultura y eventos

Mila Montenegro. La bailarina de Vicente Casares ganó una beca para la escuela del American Ballet

Paloma Herrera fue una de las integrantes del jurado.

Paloma Herrera fue una de las integrantes del jurado.

Mila Montenegro. La bailarina de Vicente Casares ganó una beca para la escuela del American Ballet

Con sólo 14 años Mila Montenegro vive el momento más brillante de su carrera que comenzó hace cuatro años, cuando decidió convertirse en bailarina profesional. El 4 de octubre ganó el Gran Premio de América Latina (GPAL) que le otorgó una beca de un año de duración para perfeccionarse en el Jacqueline Kennedy Onassis School asociada al American Ballet Theatre.

Durante la audición realizada el lunes en forma remota recibió la noticia de un jurado integrado, entre otros, por Paloma Herrera, la bailarina que admira desde su temprana infancia.

La beca le otorga la posibilidad de estudiar un año en Estados Unidos a partir de septiembre de 2022. Asimismo, accedió a otra beca de dos meses en el Miami City Ballet y una tercera también de un año en el Mosa Ballet School de Bélgica. Esta última por ahora quedará postergada porque se superpone con la de Nueva York.

A los 8 años, mientras cursaba la primaria en la Escuela 17 de Vicente Casares, Mila ganó una beca e la Fundación Julio Bocca. Dos años más tarde ingresó al Instituto Superior de Arte del Teatro Colón (ISATC) donde estudia bajo la tutela del profesor Javier Abeledo, ex primer bailarín del Teatro Argentino de La Plata. Debido a la elevada carga horaria que le insume la carrera artística cursa el secundario a distancia en el SEADEA del Ejército Argentino, institución que mantiene un convenio con el Teatro Colón.

“Antes no hacía ballet, me dedicaba básicamente a la acrobacia y a la gimnasia artística. A los 10 años empecé ballet y decidí que esa iba a ser mi carrera profesional. A los 11 comencé a trabajar con mi maestro Javier Abeledo, quien me preparó para el concurso” contó Mila a InfoCañuelas.

El certamen se inició en mayo con una preselección de la que participaron 300 postulantes. Quedaron 27, entre ellos Mila, quien tuvo que realizar una muestra de ballet contemporáneo y técnica de ballet clásico.  El 4 de octubre cuando le anunciaron que era la ganadora sintió que tocaba el cielo con las manos “Todavía sigo emocionada, es un sueño. Ya desde el comienzo estaba emocionada el ver que Paloma Herrera estaba en el jurado. Desde chiquita la vi bailar precisamente en el American Ballet y de alguna manera fue la que me incentivó a seguir esta carrera”.

Su mamá, Gabriela Montenegro, es un pilar fundamental en su formación. La acompaña a diario como preparadora física luego de haber trabajado muchos años como preparadora en La Dolfina, El Metejón, La Martina Polo Ranch y otros clubes de polo de la zona.

“Desde que era chiquita vi su talento físico pero no sabía en qué se iba a enfocar. Siempre me encantó el ballet y desde chiquita le hacía ver obras de ballet, la llevé a todo, pero sin presionarla... y eligió el ballet. Con mucho trabajo y dedicación pudo desarrollar una técnica clásica excepcional” cuenta Gabriela, orgullosa. 

Oriunda de Concordia (Entre Ríos) y radicada en Vicente Casares desde hace 28 años, Gabriela lo siente como el mejor lugar del mundo, un sitio donde pudo trabajar, echar raíces y desarrollarse. “Fue muy difícil criar a mi hija sola pero ahora siento que el esfuerzo valió la pena. Ella tiene logros que como madre me generan una emoción y una alegría inexplicables”.

x