Volver a sección

| Cultura y eventos

Más de 10 mil personas visitaron la primera edición de Viví Casares

La respuesta del público desbordó las expectativas de los organizadores en un encuentro que combinó una exposición de autos, show de globos aerostáticos y actividades aeróbicas.

La respuesta del público desbordó las expectativas de los organizadores en un encuentro que combinó una exposición de autos, show de globos aerostáticos y actividades aeróbicas.

1 / 30

Los globos comienzan a elevarse sobre la estancia San Martín.

1 / 30

2 / 30

2 / 30

3 / 30

3 / 30

4 / 30

4 / 30

5 / 30

5 / 30

6 / 30

6 / 30

7 / 30

7 / 30

8 / 30

8 / 30

9 / 30

9 / 30

10 / 30

10 / 30

11 / 30

11 / 30

12 / 30

12 / 30

13 / 30

13 / 30

14 / 30

14 / 30

15 / 30

15 / 30

16 / 30

16 / 30

17 / 30

17 / 30

18 / 30

18 / 30

19 / 30

19 / 30

20 / 30

20 / 30

21 / 30

21 / 30

22 / 30

22 / 30

23 / 30

23 / 30

24 / 30

24 / 30

25 / 30

25 / 30

26 / 30

26 / 30

27 / 30

27 / 30

28 / 30

28 / 30

29 / 30

29 / 30

30 / 30

30 / 30

A pesar de un día por momentos gris y extremadamente frío, la estancia San Martín de Vicente Casares recibió una oleada de público deseoso de participar en la primera edición del encuentro Viví Casares 2013.

Desde el mediodía centenares de autos colmaron la capacidad del estacionamiento previsto en el acceso a la estancia. Por esa razón los coches comenzaron a ubicarse a lo largo del camino de entrada, en una extensa fila que se extendió más de 10 cuadras hasta el pueblo de Casares.

Unas treinta reliquias pertenecientes a la Asociación de Vehículos Antiguos de Cañuelas (AVAC) más algunos invitados del Club de Automóviles Clásicos Esteban Echeverría (CACEE) se apostaron en el ingreso a la estancia, recibiendo a los visitantes.

Un camión Ford A 1931 totalmente original con el logotipo de La Martona, una reciente adquisición de Ovidio Godoy, fue uno de los vehículos más llamativos de la muestra, que además contó con un mini-museo de objetos. El presidente de AVAC, Eduardo Gallardo, atendía gentilmente todas las consultas.

Las ONG´s de Vicente Casares, organizadoras del evento, dispusieron una serie de stands donde ofrecieron agua caliente, bebidas, pasteles y alimentos salados.





El show de paracaidismo previsto para media tarde, a cargo de la escuela de vuelo de Lobos, no se pudo realizar debido a la densa nubosidad que les impedía a los paracaidistas lanzarse con seguridad.

Pero sí se desarrolló con normalidad el show de los globos aerostáticos, coordinado por Javier Barozza, de Pampa Balloons, director de una escuela de vuelo que funciona en el barrio Los Campitos de Cañuelas.





Cientos de personas rodearon el sector de los aeróstatos para observar el proceso de despliegue de la vela, inflado y despegue. Con la música de Vangelis, los coloridos aparatos partieron rumbo a Vicente Casares ante la mirada sorprendida de grandes y chicos.

Tras descender en una chacra ubicada sobre la calle Almirante Brown, los pilotos regresaron al predio en sus camionetas de asistencia para inflar nuevamente los globos mientras en el escenario principal de la estancia cantaban Los Arándonos

Poco después de las 20 hs., Cristian Herfer, Jorge Alvarez, Norberto Barozza, Javier Barozza, Ricardo Alvarez, Roby Stocker y Javier Garibaldi realizaron la denominada “Night Globe”, una coreografía de encendidos y apagados secuenciales de los globos, con el fondo musical de John Miles. Las expresiones de asombro del público y los fuegos artificiales cerraron una jornada que venció a los malos pronósticos.

El resultado positivo de esta primera edición de Viví Casares deja la puerta abierta para organizar una fiesta mucho mayor y con más atractivos en la edición 2014.

INFOCAÑUELAS
x