Volver a sección

| Cultura y eventos

La Orquesta-Escuela de Chascomús se presentó en el pueblo de Uribelarrea

En un marco musical, el poeta Eduardo Alvarez Tuñón brindó una charla sobre Leonardo Da Vinci y su faceta de cocinero.

En un marco musical, el poeta Eduardo Alvarez Tuñón brindó una charla sobre Leonardo Da Vinci y su faceta de cocinero.

La buena música siempre es un deleite para el espíritu.

Pero si transcurre en un lugar apacible como Uribelarrea, a la sombra de los árboles y ejecutada por una orquesta de niños y jóvenes que tocan con una alegría difícil de hallar en un músico profesional, el deleite se multiplica hasta el infinito.

El sábado al mediodía, un centenar de personas asistió al concierto de la Orquesta Escuela de Chascomús, dirigida por la licenciada María Victoria Atela y asesorada por el eximio violinista José Bondar.

El evento se realizó en el patio de Leonardo Ristorante, un nuevo emprendimiento de próxima inauguración ubicado sobre calle Valeria Crotto, a pocos metros de la estación ferroviaria.

El repertorio mezcló piezas de los grandes compositores con temas populares de películas.
La formación Infanto-Juvenil comenzó con la Obertura 1812 de Tchaikovsky; y siguió Coro de peregrinos de Tanhauser, de Wagner; el tema de la película Cinema Paradiso, de Morricone; Jurassik Park, de Williams; y Guillermo Tell, de Rossini.

En la segunda parte, la Orquesta Infantil (con varios músico de apenas 5 años) se integró a la Orquesta Juvenil para ejecutar la Obertura Gipsy (gitana), de Merle; el Preludio de la Suite Carmen, de Bizet; Preludio del Te Deum, de Charpentier; Can Can de Offenbach; y la Obertura Mexicana, también de Merle.

El público, con las sillas dispuestas a la sombra de los árboles, junto a un molino de campo, se vio gratamente sorprendido por la calidad de los intérpretes ubicados en una inmensa galería del restaurante, similar a una estación ferroviaria.

Algunos tuvieron la oportunidad de escucharlos por segunda vez, ya que los "pibes" de Chascomús estuvieron en el pueblo meses atrás en la Iglesia Nuestra Señora de Luján, brindando un concierto a beneficio de las actividades parroquiales.

La Orquesta Escuela cuenta con 300 alumnos de entre 3 y 21 años. Fue creada en 1998, tiene la particularidad de funcionar como un proyecto social, educativo y cultural.

Entre sus integrantes hay muchos chicos humildes, de los barrios más pobres de Chascomús, que encontraron en la música no solamente una actividad grata que les puede abrir la mente y el corazón a un mundo nuevo sino un verdadero proyecto de vida.

De hecho, los alumnos más avanzados ya trabajan dictando clases a los recién iniciados y hay otros que viajan a localidades vecinas, multiplicando el proyecto socio-musical.

Después de un paréntesis para el almuerzo, el poeta, cuentista y novelista Eduardo Alvarez Tuñón (autor de "El desencuentro" y "Reyes y mendigos", entre otros) brindó una charla sobre la faceta menos conocida de Leonardo Da Vinci: la de cocinero.

En un tono que combina ironía con sensibilidad poética, Alvarez Tuñón habló de las recetas que desarrolló Da Vinci hasta una suerte de decálogo que escribió sobre el buen comportamiento a la hora de comer: por ejemplo, no llevar escarabajos o serpientes a la mesa o no limpiar el cuchillo en las prendas del vecino.

También recordó una frase de Leonardo que despertó carcajadas entre el público: los huevos bendecidos tienen exactamente el mismo sabor que los huevos sin bendición.

LEONARDO RISTORANTE
La música y la charla de Alvarez Tuñón estuvieron organizadas con motivo de la inminente inauguración de Leonardo Ristorante, especializado en pastas y carnes al horno, sin pasar por alto los panes, auténticamente caseros.

El alma de Leonardo es un horno a leña diseñado y construido por un artesano especializado en la materia.

La gente pudo probar el sábado una muestra del futuro menú: entrada de lasagna vegetariana al horno; ravioles de verdura como primer plato; y cordero al horno con papas al rosmarino como segundo plato. El postre fue una combinación de brownie, mousse de chocolate y crema inglesa con frutos del bosque.

Después de un exquisito alimento para el espíritu no podía faltar semejante banquete (02-12-06).

 

x