Volver a sección

Cultura y eventos

Fiesta de la Virgen a pleno sol

En un clima inusualmente cálido la comunidad de Cañuelas celebró sus fiestas patronales. El obispo Juan Horacio Suárez fue declarado ciudadano ilustre del distrito.

1 / 22

1 / 22

“Le dije al padre Mario que seguramente se ha portado muy bien y que por eso la Virgen nos regaló este día. Lo mismo le dije a la intendenta. Y ella me contestó que siempre se portan bien”.

Con este tono ameno el obispo Juan Horacio Suárez presidió esta tarde las Fiestas Patronales de la Virgen del Carmen, bajo un clima primaveral de sol radiante y hasta una media luna creciente decorando el cielo.

Unas cuatro cuadras de fieles acompañaron la procesión que se desplazó por las calles Del Carmen, Brandsen, Yrigoyen y Libertad, para llegar nuevamente al punto de partida.

Encabezando la columna iban los alumnos del Colegio Santa María, los Boy Scouts, los alumnos de la Escuela de Policía y los Bomberos Voluntarios cargando la imagen de la Patrona.

Un paso más atrás caminaban el obispo flanqueado por la intendenta Marisa Fassi y el ministro Gustavo Arrieta, quienes esta vez permanecieron durante toda la ceremonia. Como se recordará, el 16 de Julio del año pasado concurrieron a un acto en Presidencia y en el último Tedeum viajaron a Luján para sumarse a los actos centrales en la Basílica.

En su homilía monseñor Suárez pronunció la oración a la virgen compuesta por el Papa Francisco, para el final de la encíclica Lumen Fidei, Luz de la Fe. “Ayúdanos a creer, sobre todo en los momentos de tribulación y de cruz, cuando nuestra fe es llamada a crecer y madurar. Recuérdanos que quien cree no está nunca solo”, destacó.

Más tarde pidió ayuda para el Monasterio de las monjas Carmelitas Descalzas, ubicado en el kilómetro 40 de la ruta 3. “Están agrandando la capilla. Ya que aquí hay tanta gente piadosa, quiero que las visiten y que las ayuden”, solicitó.

La Municipalidad colaboró en los festejos convocando a la banda de Campo de Mayo y organizando el recital de Yamila Cafrune.

PERSONALIDAD ILUSTRE


Al término de la celebración litúrgica se leyó un decreto de la intendenta Marisa Fassi que declara a monseñor Juan Horacio Suárez “Ciudadano ilustre” de Cañuelas.

En los considerandos de la resolución se puso en relieve “su tarea pastoral y de compromiso hacia la comunidad de Cañuelas; su dilatada trayectoria religiosa; y su accionar constante que ha tenido como referencia los principios católicos, bregando siempre por los que menos tienen”.

Este homenaje coincidió con el reciente cumpleaños número 75 del titular de la diócesis. Según el Derecho Canónico, a esa edad los obispos están obligados a entregar la dimisión al sumo pontífice, por lo que pronto podría ser remplazado por otro prelado.

“Fui ordenado sacerdote en Cañuelas hace 46 años por Cardenal Pironio, que pronto va a ser beatificado. Fue un orgullo para Cañuelas que haya venido”, recordó.

Suárez fue párroco de la ciudad desde el 15 de enero de 1968 al 14 de abril de 1979, cuando asumió otros cargos en La Matanza.

Siendo vicario general de San Justo fue nombrado obispo titular de la nueva diócesis de Gregorio de Laferrere, el 25 de noviembre de 2000, por el papa Juan Pablo II.

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos