23 de junio. Cañuelas, Argentina.

weather 14º

Desde Italia despidieron a Alberto Sciuto

La hermana Ausilia Smiderle destacó el ilustre vecino de Máximo Paz realizó a su congregación y a la comunidad toda.

Ausilia, Peretti y Sciuto. Crédito: Hugo Castro.

Ausilia, Peretti y Sciuto. Crédito: Hugo Castro.

Generalizadas muestras de reconocimiento se escucharon en las últimas horas al conocerse la muerte de Alberto Sciuto, apreciado industrial de Máximo Paz y benefactor de la comunidad, fallecido el 23 de noviembre a los 77 años como consecuencia de un paro cardíaco. 

Desde Roma la hermana Ausilia Smiderle, de la Congregación Pobres Hijas de San Cayetano, recordó el apoyo que Sciuto brindó durante los veinte años en que esa institución de caridad tuvo presencia activa en Máximo Paz, fundando el Hogar Boccardo. 

“Todavía no puedo creer que nuestro querido Alberto se fue con Dios al cielo. Seguramente recibirá la recompensa por todo lo que hizo para la comunidad y para todos. La fe nos ayuda a superar esto dolor de la separación y nos da certeza de su presencia y en su ayuda desde el cielo. Rezo junto a la Congregación de Hermanas por tanto bien que recibimos de Alberto. El Dios de amor y de misericordia lo lleve consigo” escribió la Hermana Ausilia en un mensaje que transmitió a través de Hugo Castro, productor televisivo y representante artístico que sigue manteniendo un vínculo con la hermana Ausilia desde que regresó a Italia.

El miércoles al mediodía, con la palabra del padre Mario Peretti, se llevó a cabo la inhumación de sus restos en el cementerio parque La Oración. Hubo flores enviadas por Marisa Fassi, Gustavo Arrieta y el Club Villa María.

“Estoy devastado, sumergido en la tristeza que causa la partida de un gran amigo como lo es y será Alberto Sciuto. Lo tendré presente toda mi vida. Amigo de sus amigos con mayúsculas, era un consejero y un padre más” expresó Hugo Castro al término de la ceremonia. 

“Su vida estuvo basada en la solidaridad. Más allá de ser un exitoso empresario, asumía la responsabilidad de ayudar a cambiar la historia de Máximo Paz, mediante sus actos que realizó en beneficio de toda aquella persona que necesitaba algo. No entendía la vida sin ayudar al prójimo”.

“Alberto Sciuto fue quien presentó a mis padres para que fueran pareja, siempre me lo recordaba: ´Vos, Hugo, naciste gracias a mí´. Y una frase que tengo presente siempre, decía que la solidaridad está en los grandes gestos pero también en los pequeños. Sus metas e intereses comunes eran transformar Máximo Paz. Siempre fue consultado por los políticos de turno, de cualquier signo político. Nos deja un gran legado”.

Hugo Castro junto a Sciuto en su casa de Máximo Paz.

Escrito por: Redacción InfoCañuelas