Volver a sección

| Cultura y eventos

Con música y fuego, Denak Bat celebró la Fiesta de San Juan

La Asociación Vasca realizó la quema del Sorgin en el Parque de la Salud.

La Asociación Vasca realizó la quema del Sorgin en el Parque de la Salud.

1 / 10

1 / 10

2 / 10

Fiesta de San Juan y Quema del Sorgin. Foto: Augusto de la Rosa - InfoCañuelas.

2 / 10

3 / 10

Fiesta de San Juan y Quema del Sorgin. Foto: Augusto de la Rosa - InfoCañuelas.

3 / 10

4 / 10

Fiesta de San Juan y Quema del Sorgin. Foto: Augusto de la Rosa - InfoCañuelas.

4 / 10

5 / 10

Fiesta de San Juan y Quema del Sorgin. Foto: Augusto de la Rosa - InfoCañuelas.

5 / 10

6 / 10

Fiesta de San Juan y Quema del Sorgin. Foto: Augusto de la Rosa - InfoCañuelas.

6 / 10

7 / 10

Fiesta de San Juan y Quema del Sorgin. Foto: Augusto de la Rosa - InfoCañuelas.

7 / 10

8 / 10

Fiesta de San Juan y Quema del Sorgin. Foto: Augusto de la Rosa - InfoCañuelas.

8 / 10

9 / 10

Fiesta de San Juan y Quema del Sorgin. Foto: Augusto de la Rosa - InfoCañuelas.

9 / 10

10 / 10

Fiesta de San Juan y Quema del Sorgin. Foto: Augusto de la Rosa - InfoCañuelas.

10 / 10

El sábado 29 de junio se celebró una antigua tradición de la comunidad vasca: la quema del Sorgin, en el marco de la Fiesta de San Juan.

Según la mitología euskera, el Sorgin (o sorgiña) es un personaje maligno a las órdenes del diablo. En consecuencia, quemar su figura es un símbolo del triunfo del bien sobre el mal.

La fiesta se inició con un desfile desde la sede de Denak Bat hacia el parque de la salud, con la participación de los dantzaris de la institución más algunos integrantes del Colegio IMEI disfrazados de brujos.

En medio del Parque los aguardaba el enorme Sorgin, de unos 5 metros de altura. El incendio del muñeco fue seguido por una serie de explosiones de los petardos ocultos en su cuerpo de paja, mientras los dantzaris bailaban a su alrededor alejando los malos espíritus.

Fue una celebración especial, ya que hace 20 años se realizó la primera quema del Sorgin en Cañuelas. El 28 de junio de 1998 la familia vasca se congregó en la plaza Belgrano para reflotar una tradición de sus ancestros. El entonces presidente, Coco Etchevers, fue el encargado de encender un muñeco de más seis metros construido por Alvaro Giannitti.

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos

x