Volver a sección

| Cultura y eventos

Amoblamaq decidió ayudar a los que buscan empleo: fotocopia los currículum gratis

El titular de la tradicional librería de Cañuelas se sintió movilizado por el creciente número de gente sin trabajo.

El titular de la tradicional librería de Cañuelas se sintió movilizado por el creciente número de gente sin trabajo.

Amoblamaq decidió ayudar a los que buscan empleo: fotocopia los currículum gratis

 Amoblamaq, en San Martín 658.

Desde hace años la desocupación avanza en la Argentina de manera crónica. El fenómeno se acentuó en forma dramática durante la pandemia, con más gente buscando empleo y con menos dinero en el bolsillo para afrontar un costo tan básico como el de las fotocopias del currículum.

Sensibilizado por algún noticiero que vio durante el fin de semana o por la experiencia de su propio padre, un adulto mayor que desde hace meses busca trabajo, el dueño de la librería Amoblamaq decidió aportar su granito de arena y hacer las fotocopias de los currículum sin cargo.

“No inventé nada, es algo que hace unos años surgió en Rosario. Durante la pandemia me tocó ver gente que venía a la librería a sacar fotocopias del currículum y no tenía un mango. Ahora, que salimos un poco a flote y que de apoco volvimos a tener ventas, me pareció que era el momento de dar una mano haciendo las fotocopias sin cargo” contó Sebastián a InfoCañuelas.

En su librería las copias tienen un precio mínimo de $ 3 la unidad, pero aun así es un costo difícil de afrontar para muchos desempleados. “Tenemos un precio social porque muchos de nuestros clientes son docentes o alumnos. Todos tenemos algún conocido que está en problemas y me pareció que hacer esto era devolver un poco la ayuda que los clientes no dieron durante la pandemia”.

El servicio es simple: cada persona que necesita presentar su CV para postularse en algún empleo puede hacer hasta tres copias gratis al día, ya sea desde una impresión original, enviando el archivo por mail o llevándolo en un pen drive.

“Empezamos la semana pasada y ya ha venido muchísima gente, muchos pibes que recién terminaron el colegio y buscan su primer trabajo y también mucha gente grande que se quedó en la calle. Eso es lo que más te duele porque es la gente a la que más le va a costar reinsertarse” concluyó Sebastián, quien en 2008 compró el fondo de comercio de la clásica librería fundada por la familia Borgogelli. En julio cumplirá 14 años de actividad ininterrumpida.

Más allá del gesto humanitario del librero, lo que más entusiasma de esta propuesta es que ya surgieron otros comerciantes que lo imitaron. “Cuando se comentó lo que estábamos haciendo, los dueños de la librería DiPrint en la Av. Libertad al 1.100 me contactaron para decirme que iban a hacer lo mismo. Me pareció excelente, sería muy bueno que muchos se sumen para dar una mano”.


 

x