Volver a sección

Columnistas

Los caminos rurales en estado crítico

El concejal Rodrigo Ruete se suma al debate que estalló durante la semana.

La situación crítica de los caminos rurales fue el tema principal de la última sesión del Concejo Deliberante, a partir de los reclamos de vecinos autoconvocados y de representantes de las entidades rurales. Es un tema fundamental para el desarrollo y la calidad de vida en nuestro municipio, que en el corto plazo exige acciones concretas para recuperar la confianza de los vecinos. Sin promesas milagrosas, es necesario que se vean las máquinas trabajar y que se pueda controlar la ejecución de los fondos que se recaudan en la tasa de Red Vial rural. 

Cañuelas es uno de los distritos más extensos en superficie de la Provincia de Buenos Aires y contamos con más de 1.200 km de caminos de tierra. El municipio tiene para su mantenimiento y reparación pocas maquinas motoniveladoras que deben atender además las zonas urbanas. Estas máquinas sufren reiteradas roturas. Una motoniveladora nueva puede costar cerca de 10 millones de pesos y una reparación importante de una máquina rota, 2 millones de pesos. A esto hay que agregarle el combustible y otros gastos de funcionamiento.

Según datos de FADA del 2016 (y deberíamos casi duplicar por inflación estas estimaciones): “realizar un estudio topográfico del camino a los fines de conocer las pendientes, los cauces que atraviesa y demás características del camino, cuesta $ 6.500 por kilómetro, siendo un estudio esencial para una intervención apropiada y eficiente. Realizar un abovedado reforzado de los mismos de 1000m3, $2.696 por kilómetro. Cuando los caminos se encuentran por debajo del nivel de los campos, levantar la traza un metro y medio de altura, cuesta cerca de $ 900.000 por kilómetro16. Sin tener en cuenta los costos de flete, los cuales pueden representar más del 20% de la obra, realizar tareas de mejoramiento como un Suelo Cemento o Enarenados tienen un costo menor. Por kilómetro, el Suelo Cemento cuesta aproximadamente $ 220.000 por kilómetro, mientras que el enarenado cerca de $60.000 kilómetro”.

En función de la rendición de cuentas del 2018, la recaudación de la tasa vial fue cercana a los 14 millones de pesos, con una cobrabilidad estimada del 20%. Cuesta con los recursos actuales mejorar las maquinarias. Si bien muchos vecinos dejaron de pagar la tasa por la falta de contraprestación o por la crisis económica, si se llegara a mejorar la cobrabilidad sería un logro llegar a los 40 millones. Para el mantenimiento de los caminos rurales la provincia transfiere a Cañuelas solo 500.000 pesos por año. 

Según datos de las entidades gremiales rurales provinciales: “hay localidades que anualmente disponen de más de 100.000 pesos por kilómetro y el camino rural es malo y otros distritos con menos de 40000 pesos anuales tienen buenos caminos”. Si Cañuelas recaudara 40 millones tendría menos de 40000 pesos por kilómetro de tierra. 

Según el informe de FADA el promedio de la tasa por hectárea de los municipios bonaerenses fue en el año 2016 de 100 pesos mensuales por Red vial rural. En Cañuelas hoy un vecino con los descuentos de estar al día puede pagar en el orden de los 23 pesos por hectárea por mes.  

A partir de la ordenanza sancionada en la última sesión, esos fondos van a una cuenta especial que no puede ser utilizada para otro fin y será controlada por una comisión abierta a la participación de los vecinos. También se destina a esa cuenta lo recaudado por infracciones al uso responsable del camino de tierra y todo otro fondo nacional y provincial que se consiga al efecto. Los vecinos y representantes del campo también propondrán las prioridades de trabajo.

El bloque Cambiemos y el Frente Renovador propusieron un modelo de gestión tercerizado en manos de un consorcio mixto que requiere una personería jurídica propia, dirigido por un consejo integrado por más de una decena de personas.

¿Qué objeciones nos genera la propuesta? 

1.    Un consorcio no es una solución mágica, la urgencia hoy es que se vean las máquinas y se controlen los fondos.
2.    La responsabilidad de mantener los caminos es del intendente, en 60 días elegimos un nuevo intendente que comenzará a trabajar en seis meses.
3.    Un consorcio no se pone en funcionamiento rápidamente, es probable que tengamos antes una nueva gestión.
4.    Es necesario debatir la organización interna del consorcio, un directorio de más de diez personas para manejar cuatro máquinas es desproporcionado.
5.    Debemos debatir si es mejor un consorcio para todo el partido o consorcios locales por camino o zona.
6.     Si el consorcio comenzara con las cuatro maquinas actuales, es necesario resolver la situación de los barrios urbanos y si tuviera que comprar maquinas nuevas los fondos que maneja no parecen suficientes.

La solución posible es invertir en máquinas nuevas con gestiones en Nación y Provincia, fortalecer el área, en especial para los caminos troncales y volver a utilizar el esquema de convenios y pago con especias para que los productores deduzcan de las tasas los esfuerzos que puedan hacer entre frentistas. Además del control y la participación de los vecinos. La nueva ordenanza al constituir la nueva cuenta específica y la comisión es un paso adelante en este sentido.

El tema que requiere una mirada más global con intervención del gobierno provincial y nacional. La red del Sistema Vial Argentino (SVA) asciende a 628.510 km, solo el 12% de la red está pavimentada, 78.883km y un 6% de los caminos están mejorados, con lo cual el 82% de los caminos en Argentina son de tierra, sumando más de 500.000 km. Según un informe de CARBAP en sólo en la Provincia de Buenos Aires están en malas condiciones más de 70.000kms de caminos de tierra.

La Asociación Argentina de Carreteras (2014) indica que más del 90% de la carga total es movilizada por transporte carretero, siguen en participación el ferrocarril con el 5,4% de las cargas y el 4,6% restante por otros medios. Además, según la AAC, las pérdidas a nivel nacional por esta problemática ascienden a USD 519 millones por año en el país.

Según FADA, en los caminos rurales el transito es menor a 20 vehículos por día, por lo que se sostiene que: “los caminos se convierten en bienes públicos donde, si bien es posible realizar la exclusión de los usuarios, identificar el costo medio del uso es prácticamente imposible, con lo cual imposibilita la imposición de cualquier tarifa por el uso”.

Según distintos informes técnicos, esta problemática está directamente vinculada a la calidad de los suelos, que en Cañuelas son especialmente bajos y arcillosos lo que los vuelve peores a los arenosos de otras zonas de la provincia,  a las obras hidráulicas y a los excedentes hídricos que drenan según la utilización responsable del agua de los productores tanto como a la necesidad de inversión en la propia red vial rural, por lo que se vuelve fundamental la coordinación entre el sector público y el privado además de la implicancia de los tres niveles del Estado.

Tal como definimos en Cañuelas en la última sesión, varios partidos de la Provincia de Buenos Aires, crearon una Comisión Vial, Azul, Benito Juárez, San Antonio de Areco, Tres Arroyos, y Junín la cual se encarga de evaluar, considerar y planificar la solución atenta a las necesidades y problemáticas de la transitabilidad de los caminos rurales.

En la ordenanza también solicitamos que el Intendente evalué la posibilidad de los Consorcios Camineros en mediano plazo. Los consorcios funcionan en Córdoba, Chaco y en pocos partidos de la provincia de Buenos Aires. El 28 y 29 de mayo se realizará un encuentro sobre esta temática en Trenque Lauquen. 

El reclamo de los vecinos es justo y valido: el estado de los caminos genera violencia. Probablemente, la manifestación de algunas personas en el Concejo no fue la adecuada pero nuestra responsabilidad es dar la cara, escuchar y no proponer soluciones mágicas sino dar pasos concretos. La responsabilidad sigue siendo del ejecutivo municipal y será importante para la nueva gestión poder resolverlo de fondo, ahora que se vean las maquinas trabajar. 

Lic. Rodrigo Ruete 
Concejal de Cañuelas 
(Bloque PJ/UC)
Profesor de la UNAHUR