23 de mayo. Cañuelas, Argentina.

weather 10º

Cómo reconocer y manejar la ansiedad

La Lic. Natalia Romero ofrece una guía que permite identificar los síntomas más habituales, lo que resulta crucial para buscar ayuda profesional.

Cenizas (1894) de Edvard Munch (fragmento).

Cenizas (1894) de Edvard Munch (fragmento).

Soy la Lic. Natalia Carolina Romero, una psicóloga dedicada al bienestar mental en nuestra comunidad de Cañuelas. Desde mi consultorio, ofrezco enfoques especializados y empáticos para enfrentar la ansiedad.

Especializada en Terapia Cognitivo-Conductual (TCC), llevo más de dos décadas ayudando a pacientes a superar la ansiedad y otros desafíos emocionales. Mi formación en la Universidad de Buenos Aires y mi continua capacitación en TCC me permiten ofrecer tratamientos efectivos y personalizados.

En mi práctica diaria, me encuentro con muchos pacientes que luchan contra la ansiedad sin saberlo. Identificar los síntomas es el primer paso hacia la recuperación, y quiero compartir algunos de los más comunes que podrías estar experimentando:

Sentimientos constantes de nerviosismo o tensión. Esta sensación se manifiesta como una inquietud generalizada o un estado de agitación que no parece desaparecer. Las personas afectadas pueden sentirse en "alerta máxima" todo el tiempo, lo que puede ser agotador.

Preocupaciones que parecen imposibles de controlar. Se refiere a pensamientos obsesivos que invaden la mente, sobre temas que pueden ser realistas o completamente improbables. Estas preocupaciones son persistentes y difíciles de controlar o detener, y pueden interferir significativamente con la capacidad de concentrarse en las tareas diarias.

Palpitaciones o respiración acelerada sin causa aparente. Estos síntomas físicos pueden ocurrir incluso en ausencia de una amenaza real. Las palpitaciones hacen que el corazón lata más rápido de lo normal, lo que puede sentirse como un "corazón que se salta un latido". La respiración acelerada (hiperventilación) también es común y puede llevar a sensaciones de pánico.

Dificultad para concentrarse o mantener la mente en calma. La ansiedad puede hacer que sea extremadamente difícil centrar la atención en una sola tarea o mantener la mente clara. Las personas pueden descubrir que sus pensamientos se desvían constantemente hacia sus preocupaciones o miedos.

Irritabilidad o inquietud. La ansiedad a menudo se manifiesta en un aumento de la irritabilidad, donde las personas pueden tener un temperamento más corto de lo normal y sentirse fácilmente frustradas por situaciones que normalmente no les molestarían.

Problemas para dormir, como insomnio o sueño interrumpido. La ansiedad puede causar dificultades para quedarse dormido o para mantener el sueño durante la noche. Las personas pueden despertarse varias veces durante la noche o despertarse temprano y no poder volver a dormirse.

Reconocer estos signos es crucial. Muchas veces, las personas no buscan ayuda porque no entienden que sus experiencias forman parte de un trastorno reconocible y tratable. 

La Lic. Natalia Romero atiende en su consultorio de Belgrano Nro. 680 de Cañuelas. Contacto: WhatsApp 11 4034-1517; Instagram @psicologa.nataliaromero
 

Escrito por: Natalia Romero