Volver a sección

| Variedades

Proyecto solidario: una bolsa de compras por un alimento

Tres jóvenes de Cañuelas armaron una cadena de solidaridad que combina ecología y ayuda a las familias más vulnerables. Enterante cómo podés ser parte.

Tres jóvenes de Cañuelas armaron una cadena de solidaridad que combina ecología y ayuda a las familias más vulnerables. Enterante cómo podés ser parte.

Proyecto solidario: una bolsa de compras por un alimento

La cuarentena -que a veces parece un paréntesis, un tiempo perdido e improductivo- también puede ser la génesis de buenas cosas.

Durante el aislamiento y mientras imaginaban cómo ayudar a los más necesitados, los hermanos Vicente y Milagros Toddere, con el aporte de Juana Cura, armaron una cadena virtuosa: mediante la donación de retazos de tela de descarte fabrican bolsas de compras que los clientes pueden retirar de algunos comercios a cambio de un alimento no perecedero destinado a algún comedor barrial. 

“Cuando empezó la cuarentena con mi hermana Milagros comenzamos a pensar qué hacer con una máquina de coser que había en la casa. El primer impulso fue hacer barbijos, pero vimos que mucha gente estaba en eso y tampoco sabíamos muy bien cómo usar la máquina. Al final se nos ocurrió esta idea de hacer bolsas de tela”, relató Vicente a InfoCañuelas.

La base de la idea es que todos pueden ayudar donando lo mínimo y al mismo tiempo todos se benefician: se busca dar una mano al comercio de proximidad, reducir el uso de bolsas plásticas, promover la reutilización de materiales textiles y ayudar a familias vulnerables. Asimismo, el que dona el alimento recibe a cambio una bolsa de tela a modo de retribución por su buen gesto.

Bolsas disponibles en Lo de Lilo.

En esta primera etapa las bolsas están disponibles en “Lo de Lilo” (Av. Libertad 1690) y en el kiosco-almacén de Cacho (Basavilbaso y Rivadavia). Hace unos días Juana, Milagros y Vicente llevaron la primera donación de alimentos (algo más de cuarenta productos) al comedor Las Cañas, a cargo de María Angélica.

“Hay muchísimos comedores que están necesitando ayuda pero decidimos comenzar por el de María Angélica, que es menos conocido. También hablamos con ella para ver si algunos vecinos del barrio Las Cañas y La Unión pueden colaborar cosiendo las bolsas. De esa manera completaríamos esta idea de quien recibe una ayuda también participe en el proyecto”.

Vicente, de 23 años, estudiante de antropología y emprendedor independiente, aclara que no profesa ninguna religión ni ideología política y que sólo los mueve la intención de ayudar.

Hasta ahora se han sumado Mirta Villavicencio, Milagros Etcheverry, Antonella Mazzini, Loli García Santillán, Candela Poledo, Mariana Baldoni, Agustina Calderón, Estefanía Toddere, Lakota Indumentaria, Cande Recalt, Ale López, Beta Santillán, Felipe Ledesma, Vanesa Pellucchi, Renzo Azzola y Marcela Pellucchi pero muchos más pueden hacerlo. ¿Cómo? Donando telas y, sobre todo, el trabajo de confección de las bolsas. “Tenemos una señora que nos ayuda pero no queremos que todo el esfuerzo recaiga en ella. Necesitamos gente que se sume donando  su tiempo para coser”.

Quienes deseen colaborar (y también los comercios que quieran tener las bolsas disponibles para sus clientes) pueden comunicarse con Vicente al 2226 68 8628 o mediante Instagram @eco.vid.19

 
 

x