Volver a sección

| Variedades

Por primera vez los chacinados Ponce llegan a una carnicería de CABA

Los embutidos y chorizos frescos ya se pueden adquirir en un local de Palermo.

Los embutidos y chorizos frescos ya se pueden adquirir en un local de Palermo.

Por primera vez los chacinados Ponce llegan a una carnicería de CABA

 Horacio y Sebastián en la carnicería de Av. Córdoba.

Desde hace casi medio siglo los productos de Don Roberto Ponce son sinónimo de calidad en Cañuelas y en varias localidades de la región. Ahora también es posible adquirirlos en una carnicería de Palermo, el primer punto de venta fuera de la Provincia.

Horacio Petrillo, un contador que alguna vez vivió en La Martona y que tiene una pequeña chacra en Ruta 3, siempre fue un fiel consumidor de los afamados chacinados. Por eso cuando abrió su propia carnicería y granja, no dudó en incluirlos como parte de la oferta.

La Carnicería El Seba inauguró hace poco más de un mes en Av. Córdoba 4160 entre Pringles y Palestina. El nombre del local es un homenaje a Sebastián, un carnicero conocido en el barrio que se asoció a Petrillo en este nuevo emprendimiento.

“Tenemos una carnicería clásica en la que ofrecemos cortes vacunos, cerdo, milanesas, huevos de la zona de Cañuelas, algunos quesos también cañuelenses y los productos de Ponce. La idea fue incorporar chacinados de calidad, con estilo de campo, algo difícil de conseguir en la ciudad de Buenos Aires”, dijo Petrillo a InfoCañuelas.

Sobre el mostrador cuelgan los chorizos secos, salames y longanizas elaborados en la planta ubicada sobre el camino a Udaondo; mientras que en las heladeras se acomodan las morcillas y el chorizo fresco en rueda o en bandeja termosellada.

La carnicería de Av. Córdoba 4160.

“La gente pregunta, le decimos que los lleve tranquila porque no es un producto cualquiera. Lo prueban y varios han regresado para volver a comprarlos”, destaca Horacio.

Para Petrillo es la primera experiencia en el rubro de la carne. Durante muchos años fue jefe de ventas del Hospital Alemán y luego trabajó en una cámara comercial y en una firma de seguros hasta que decidió dedicarse al comercio en este local de su propiedad. Sebastián, conocido en el barrio por haber trabajado muchos años en una carnicería tradicional, es quien aporta los conocimientos del oficio.

Para mucha gente de la ciudad de Buenos Aires que ya no puede viajar a Cañuelas con regularidad por las restricciones de la pandemia es una buena manera de reencontrarse con los sabores que extrañaba en la picada o en el asado del fin de semana.
 

x