Volver a sección

| Variedades

La Martona en cinco publicidades que hacen historia

La leche maternizada, el dulce de leche, la leche cuajada y hasta un jabón de crema aparecieron en varias ediciones de la revista Caras y Caretas.

La leche maternizada, el dulce de leche, la leche cuajada y hasta un jabón de crema aparecieron en varias ediciones de la revista Caras y Caretas.

La Martona en cinco publicidades que hacen historia

 Lata de dulce de leche para exportación, 1907.

El antiguo semanario argentino Caras y Caretas publicó en las primeras décadas del siglo XX numerosos avisos gráficos de la desaparecida La Martona. Estos anuncios dan cuenta de la verdadera revolución que produjo la industria láctea creada por Vicente Casares al elaborar por primera vez productos innovadores para la época como el dulce de leche (1902), la leche maternizada, la leche cuajada y hasta un jabón a base de crema.

El 16 de junio de 1900 apareció una publicidad de la leche maternizada ilustrada con la simpática foto de Domingo López, un bebé de 13 meses. En el epígrafe se detalla que era un mellizo cuya madre no pudo amamantarlo por falta de leche. "Se le ha dado leche maternizada sistema Backhaus, preparada por la lechería La Martona, y hoy es un encanto el muchachito".

El 31 de diciembre de 1901 se destaca otra publicidad a colores del jabón "Crema de leche de las pampas argentinas", un producto con evidente destino de exportación. En este caso el anuncio se acompaña con un informe del químico Francisco Lavalle quien tras analizar los componentes del cosmético asegura que "no contiene sustancias nocivas a la salud". Al pie se agrega que se podía conseguir en las 54 sucursales de La Martona.

Siempre preocupada por destacar la calidad de sus alimentos, una publicidad de dulce de leche publicada el 20 de abril de 1907 también contiene un informe técnico con los porcentajes de agua, azúcar, cenizas, lactosa, manteca, caseína y albumina, hasta concluir que "es el mejor, más sano y nutritivo postre para los niños, los ancianos y enfermos. También para la humanidad".

Impactante y poco conocida resulta otra publicidad de dulce de leche correspondiente al mismo año. La imagen muestra una lata metálica dorada producida para exportación con etiqueta traducida al inglés y francés y el clásico logo de la cabeza de gato con la frase "San Martín en Cañuelas".

Mucho se ha hablado del folletín pseudo científico sobre la leche cuajada escrito por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares para promocionar las virtudes de ese producto, antecesor del yogur. En 1936, por encargo del tío de Bioy, escribieron el folleto en base a las investigaciones del biólogo ucraniano Elie Metchnikoff.

En la edición del 9 de mayo de 1908 Caras y Caretas trae un aviso a color que muestra el frasco de cuajada con "Lactobacilline" del Dr. Metchnikoff, una novedad que cien años después las industrias lácteas venden como "lactobacillus".

Y al pie se aconseja consumir la leche ácida La Martona para "los casos de enteritis, fiebre tifoidea, cólera, disentería, diarrea verde de los niños de pecho, diarrea de los tuberculosos, entero-colitis mucomembranosa con todo su cortejo de desórdenes neuropáticos, palpitaciones, asma, neuralgias, melancolías, dispepsia, digestiones difíciles, timpanismo, somnolencia, obstrucción intestinal crónica, éxtasis estercolar con fenómenos de seudo-peritonitis, seudo fiebre puerperal en las recién paridas, desórdenes del hígado y de los riñones, cólicos hepáticos, nefritis, gota, mal de piedra; y enfermedades de la piel tales como forunculosis, eczema y urticaria".

INFOCAÑUELAS

 

x