Volver a sección

| Variedades

Compró una casilla rodante para recorrer la Ruta 40 y ayudar a escuelas rurales

En su campo de Vicente Casares Joanna Travesaro planifica una fascinante aventura sobre ruedas. Las reconocidas muralistas Cecilia Ibarguren y Paca Robirosa hicieron una intervención del vehículo con motivos florales. Fotogalería.

En su campo de Vicente Casares Joanna Travesaro planifica una fascinante aventura sobre ruedas. Las reconocidas muralistas Cecilia Ibarguren y Paca Robirosa hicieron una intervención del vehículo con motivos florales. Fotogalería.

1 / 7

1 / 7

2 / 7

2 / 7

3 / 7

3 / 7

4 / 7

4 / 7

5 / 7

5 / 7

6 / 7

6 / 7

7 / 7

7 / 7

Joanna Travesaro siempre sembró la semilla de la solidaridad. Hace una década integró un grupo de amigas que fundó la ONG Te Acompañamos. Bajo el lema “el destino no está escrito, se puede cambiar” trabajó con el objetivo de evitar la deserción escolar en el partido de Cañuelas y apadrinar a estudiantes de bajos recursos en su tránsito por la escuela primaria y secundaria.

Desde Vicennte Casares hoy le da forma a su nuevo proyecto solidario: recorrer la emblemática Ruta 40, la carretera que se extiende desde Santa Cruz hasta el límite con Bolivia, haciendo paradas en los distintos pueblos o parajes del recorrido para asistir a escuelas rurales mediante elementos tan diversos como ropa, útiles escolares, manuales, talleres de arte o de cocina, música, asistencia médica y odontológica.

Para llevar a cabo esta idea compró una casilla rodante usada en la que está trabajando para equiparla con todo lo necesario.

Hace unos días convocó a las reconocidas muralistas Cecilia Ibarguren y Paca Robirosa para personalizar la casa sobre ruedas. Paca y Cecilia (@robirosaibarguren) son artistas plásticas, amigas y socias, vinculadas desde hace muchos años al ámbito de la decoración y el diseño. Se especializan en muralismo sobre telones y muros, interiores o exteriores.

El blanco original de la casilla se transformó en un lienzo negro sobre el que las artistas fueron plasmando distintas imágenes de la naturaleza, generando un efecto de continuidad o de contraste -según el caso- entre el paisaje y el vehículo.

“El año que viene, cuando pase toda esta pesadilla de la pandemia, voy a iniciar mi proyecto de visitar escuelas remotas y llevar materiales, talleres y sobre todo alegría”, cuenta Joanna a InfoCañuelas. En breve espera poder comprar una camioneta adecuada que le permita arrastrar la casilla e ingresar en los parajes aislados con lo que se encontrará en el camino.

Para cumplir con su misión se valdrá de una red de familiares, amigos y colaboradores que cada fin de semana asistirán al lugar donde se encuentre. 

“Tengo amigos médicos que van a concurrir algún día para hacer control o prevención de salud. Tengo otra amiga que ha trabajado en Haití y que seguramente se va a sumar para hacer un trabajo social. También estará otra amiga con algún taller de cocina o una sobrina que canta y que podrá sumarse haciendo música para los chicos”, se entusiasma Joanna.

Varios de los futuros colaboradores son amigos con los que Joanna compartió los orígenes de la ONG Te Acompañamos, organización en la que estuvo al comienzo, cuando ayudaba a la Casa del Niño Laura Vicuña.

El año pasado Joanna visitó en dos oportunidades la provincia de La Rioja y el contacto que mantuvo con algunas escuelitas perdidas en las sierras le abrió el corazón para volver con su casilla repleta de magia.

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos

x