Volver a sección

Sebastián Sanabria: “Los fotógrafos de sociales somos los más completos”

Luego de varios años dedicados al rock con su banda 2y2, Sebastián Sanabria saltó hacia el mundo de la fotografía, donde logró una propuesta original y renovadora.

1 / 15

1 / 15

Nacido en Capital Federal un 25 de febrero de 1975, Sebastián Sanabria pasó su niñez en Ramos Mejía. Su familia tenía una granja en Virrey del Pino, por lo que siempre tuvo un vínculo con Cañuelas.

“Allá por el año 2000, con el nacimiento de mi primer hijo Iñaki, decidimos darle la misma calidad de vida que habíamos tenido con mi mujer en nuestra niñez, poder jugar en la calle, andar en bici, ir al kiosco… algo tan natural para Cañuelas que muchas veces se menosprecia, y viviendo en Ramos Mejía esa idea era impracticable por en nivel de Inseguridad y su crecimiento cosmopolita… Fue ahí donde por una decisión arbitraria, traje a mi mujer a recorrer las calles de esta hermosa ciudad. Para mí, era volver al lugar que me retrotraía a mi infancia, y para ella, amor a primera vista”.
 
Luego de trabajar en el área de la informática como docente y reparador de PC, incursionó en la música, primero como integrante de la banda de rock 2y2; y luego abriendo el bar temático DC Pub en San Vicente y San Martín.
 
-¿Cómo se dio este salto desde la música a la fotografía?
 
-Nacieron por separado y con el mismo fin: ser un hobby, un cable a tierra. En el caso de 2y2 fue la unión natural de un grupo de amigos con los que coincidimos en criterios y horizontes, diversidad de estilos y muchas ganas de pasar buenos momentos con nuestras familias. La fotografía fue un hobby caro y utópico por mucho tiempo, siempre me costó mucho pensar cómo haría yo para hacerme de los equipos que eran objeto de deseo, todo lo relacionado a la fotografía profesional, tiene un valor astronómico, fue así como de a poco comencé a separar dinero con tal fin, tratando de comprar poco pero bien, es decir, no caer en compras baratas y con limitaciones al corto plazo.

Tuve el agrado de cruzarme con Carlos Fernández, quien me ofreció asistir a sus eventos con el fin de aprender del oficio. Recién acepte una vez que estuve seguro de que tenía el equipo que estuviera a la altura de las circunstancias y los conocimientos técnicos necesarios.

Mientras tanto me inscribí en muchos workshops de fotógrafos consagrados en distintas áreas, incluso al día de hoy sigo asistiendo a cuanto curso pueda. Fue así como se empezó a separar el hobby de lo que hoy denomino “trabajo con placer”
 
-Lamentablemente, la fotografía siempre se ha considerado un arte menor en comparación con otras artes, como la pintura, por ejemplo, y dentro de la fotografía, la llamada “fotografía social” siempre ha tenido un lugar mucho más marginal aún. ¿Cómo lo ves?

-Sí, es cierto, muchos colegas ya han tachado del diccionario la palabra “socialero”. Empezaron a aparecer mil y un sinónimos de fotógrafo de sociales, tal vez para despegar de ese lugar de marginalidad que mencionás.

Todavía me queda mucho por aprender, pero creo que los fotógrafos de sociales somos los más completos en conocimientos y los más rápidos para la toma de decisiones. A diferencia de otros rubros, acá no se manejan las situaciones, ni la luz, ni a las personas en la mayor parte del tiempo, y aun así, se logran resultados increíbles.
 
-Dentro de la fotografía de eventos hay como dos grandes tendencias: los clientes que buscan una fotografía bien producida, donde a simple viste se ve la “mano” del fotógrafo, y otra espontánea y casual, donde el fotógrafo parecería que no fue parte de la fiesta. ¿Cuál es la tendencia que se impone hoy y en cuál te sentís más cómodo trabajando?

-Las tendencias van mutando con el paso del tiempo, siempre miramos hacia fuera para ver qué es lo que se esta haciendo y copiarlo, esto es el principio por el cual buscamos nuestro estilo… En líneas generales me gustan las fotos descontracturadas, naturales, espontáneas, soy de “robar” muchas fotos, me siento que estoy captando en instante y no preparándolo. Gracias a dios, mis clientes se adaptan a mi estilo y me permiten explayarme en mis locuras.
 
-En las fiestas de hoy da la sensación de que hay decenas de fotógrafos, todos están con sus cámaras de bolsillo y celulares “robando” momentos. Me imagino que eso obliga al fotógrafo a redoblar su creatividad y esfuerzo en la búsqueda de una producción original, ¿no?

-Sí, es cierto que la tecnología avanzó vorazmente en este rubro, pero la diferencia sigue siendo el indio y no la flecha, hay situaciones cotidianas con las que nos encontramos… Es común que los fotógrafos se los desprestigie, después de todo, ¡es sólo apretar un botón! O se escucha decir: ¡Esa cámara saca unas fotos bárbaras! ¡Mi celular tiene millones de Megapíxeles, más que tu cámara!
Hay una frase que se usa mucho en el ambiente que dice: “Decir que una cámara saca buenas fotos es como decir que una guitarra toca bonitas melodías”
 
 -Tomando como ejemplo una fiesta de 15, ¿cuáles son las tomas o situaciones que te piden las chicas para fotografiar? ¿Qué es lo que se usa y lo que no?

-En el caso de las chicas, lo más importe en materia fotográfica, es la producción previa (llamada Book) que la fiesta en sí. En el Book es donde se juega a ser modelo por un ratito, y se muestran en las redes sociales esas fotos. Aquí es donde con la niña y la colaboración de los padres ideamos la temática. Esto es muy amplio, generalmente yo sugiero que quede un recuerdo atemporal no basándose en algún modismo o estética con fechas de vencimiento cortas, que se vea y se muestre la niña que es, y el paso a la adolescencia que está transitando.

En cuanto a lo que se usa o no, te doy mi visión de lo que estoy seguro que no: fotos provocativas ni exigirle a una chica que sea una profesional. De ninguna manera accedería ni aprobaría realizar fotos para una quinceañera con contenido elevado de tono, hay quienes lo solicitan, y lamentablemente para ellos, deben buscar otro fotógrafo.
 
-¿Y en una fiesta de bodas?

-En las bodas la cosa cambia bastante, los novios vienen con ideas muy claras, estética de fotos definida, y es más fácil de trabajar, ya que como me gusta decirle a mis clientes: “Es importante saber qué te gusta… pero más importante saber los que NO te gusta” esto con adultos, hace que sea más simple.
 
-¿Cuál es la situación más extraña o insólita que tocó cubrir?

-Hay muchas, pero la boda de Emmanuel y Mauro fue una experiencia inimaginable.
 
-Es cierto, hiciste las fotos de la primera boda gay que se celebró en Cañuelas. ¿Fue complejo elaborar las tomas o las poses, cuando generalmente el fotógrafo las tiene programadas para una pareja heterosexual?

 -Fue todo un aprendizaje, no llevaba nada planeado, intenté que saliera algo natural y que fluyeran las situaciones. Tuve la suerte de conocer a dos personas extraordinarias ese día, tanto Emma como Mauro resultaron ser unos fenómenos de gente. Eso simplificó mucho mi trabajo.
La propuesta era hacer fotos que contaran una historia, que se pudiera plasmar sus sentimientos dejando de lado los prejuicios sociales, fue así donde comenzamos una sesión que fue de menor a mayor, logrando un resultado que superó mis expectativas.
 
-¿Qué lugar ocupa el PhotoShop en tu trabajo?

-Muy poco, yo realizo el llamado “Revelado Digital” casi sin alterar los aspectos de la toma original, solamente realizando correcciones como reencuadres y niveles.
El PhotoShop es reservado para corregir por orden o sugerencia del cliente algún tema relacionado a la estética y que por causas temporales deberían desaparecer de las tomas (granitos, moretones, pliegues de ropa) y para aquellas tomas que tengan como finalidad una impresión de grandes dimensiones, en donde un simple poro de la piel, aparenta ser un cráter.
 
-Cómo te imaginás la fotografía de eventos dentro de unos años?

-El avance es tan veloz, que el futuro lo veo simplificando aún más este rubro, y llegando a popularizar el segmento alto de cámaras con costos mucho menores a los actuales. En cuanto a lo técnico también se va a facilitar mucho, de hecho , ya hay una cámara que permite cambiar el foco una vez hecha la toma (Cámara Lytro).
Es ahí donde solamente podrán subsistir aquellos fotógrafos que den un valor agregado a su negocio, en el que el cliente sea tratado como clave, y en donde se pueda plasmar el sello de su ojo.

DATOS DE CONTACTO

Web: www.ssfotos.com.ar
Facebook: www.facebook.com/ss.fotos
 Mail: contacto (arroba) ssfotos.com.ar

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos