Volver a sección

La nueva sensación de volar

Todos los fines de semana el grupo “La Búsqueda” realiza vuelos en paramotor –parapentes mecanizados– en los alrededores de Cañuelas. Los vuelos de bautismo con instructor cuestan 150 pesos.

Hace tres décadas los pilotos de parapente comenzaron a plantearte una alternativa para poder volar sin necesidad de subirse a una montaña.

Fue así que surgió el paramotor, una adaptación del parapente que cuenta con la incorporación de un pequeño motor ajustado a la espalda del piloto.

De este modo, mientras que en el parapente se requiere de cierta altura para poder despegar y vientos de no menos de 20 kilómetros, con el paramotor se puede despegar prácticamente desde cualquier llano gracias al impulso que proporciona la motorización.

"La Búsqueda" es uno de los grupos fundacionales del paramotor en Argentina. Su creador, Marcelo Toledo, relató a InfoCañuelas que hace 10 años salía con su familia todos los fines de semana en busca de lugares propicios para la práctica de este deporte.

De allí surgió el nombre de un club que luego de transitar por diversas localidades hoy tiene sus lugares de práctica en los campos de Cañuelas, en la terminación de la Autopista.

la Búsqueda ofrece una variedad de servicios, desde espectáculos aéreos hasta vuelos de bautismo en un paramotor biplaza y cursos de instructor de vuelo.

Marcelo Toledo explicó que los vuelos de bautismo en un biplaza están condicionados por las condiciones meteorológicas imperantes, que deben ser las adecuadas para un despegue sin sobresaltos.

El biplaza es un parapente diseñado para llevar el peso de dos personas (el piloto y el pasajero) sin necesidad de que este último tenga ningún conocimiento previo de esta forma de vuelo.

"Tampoco hay limitaciones de edad; basta con que la persona sea capaz de correr algunos pasos y tenga unas condiciones de salud mínimas compatibles con el vuelo, por ejemplo, que no sufra del corazón o de miedo a las alturas. Los menores deben tener un peso mínimo y ser autorizados por sus padres, los mayores no exceder los 90 kg de peso", detalló Toledo.

La travesía generalmente demanda unos 30 minutos, tiempo que incluye la colocación de los equipos, una instrucción básica y recorrer los cielos a diferentes alturas que, en condiciones atmosféricas favorables, dura de 10 a 15 minutos.

El costo de este primer vuelo es de 150 pesos. Está permitido llevar cámara de fotos o filmadora para registrar cada momento.

Toledo asegura que tras esta primera experiencia muchas personas descubren la fascinación de volar y sienten que desean subirse a un parapente por sí mismos, algo que se logra tras hacer un curso completo.

La instrucción se realiza en forma personalizada en un mínimo de 8 clases y un máximo de 12 con un costo total de 1.600 pesos.

Quienes deseen obtener más datos sobre esta actividad pueden contactarse con Marcelo Toledo a paramotorlabusqueda@yahoo.com.ar

VELAS Y MOTORES
Toledo relató que en los años ´80 se volaba con equipos muy pesados que hacían muy difícil el vuelo en paramotor. Se empezó utilizando un motor proveniente del mundo de la agricultura, el Solo de 210cc. que marcó toda una época.

Actualmente ya se utilizan motores pensados específicamente para el vuelo en paramotor, de mayor ligereza y fiabilidad.

Existen varios tipos, desde pequeños y silenciosos motores para personas de poco peso (55 kg. aproximadamente) a motores muy poderosos para realizar vuelos biplaza (piloto y acompañante, de unos 120 a 150 kg.).

Los más usados hasta ahora son motores de 2 tiempos, pero ya empiezan a equiparse motores de 4 tiempos e incluso hay desarrollos hacia un paramotor eléctrico.

La mayoría de los motores son de origen europeo y las marcas dedicadas a este deporte los instalan en chasis con variaciones en el tipo de hélice y el tipo de anclaje del arnés.

También es posible adaptar motores de karting obteniéndose muy buenos resultados.

Actualmente el paramotor es la aeronave motorizada más sencilla, pequeña, ligera, económica y fácil de pilotear.

El parapente utilizado puede ser el mismo que se utiliza para vuelo libre (sin motor) aunque cada vez más las fábricas apuntan a velas especiales para el vuelo motorizado, con mayores refuerzos e incluso con características diferentes, como es el caso de los parapentes con perfiles 'Reflex'.

INFOCAÑUELAS