Volver a sección

| Policiales

Volvió la banda de las Toyota: robaron una estacionada en el centro de Cañuelas

Fue sustraída frente a la casa del veterinario Marcos Vergara. A principios de este año hubo tres casos similares.

Fue sustraída frente a la casa del veterinario Marcos Vergara. A principios de este año hubo tres casos similares.

Volvió la banda de las Toyota: robaron una estacionada en el centro de Cañuelas

 La última Toyota robada en Cañuelas.

Una Toyota Hilux perteneciente al veterinario Marcos Vergara y a su esposa Patricia Ferrero fue sustraída entre la noche del domingo 12 y la madrugada del lunes 13. 

El vehículo -con alarma colocada y cortacorrientes- se hallaba estacionado frente al domicilio familiar, en la calle San Martín al 900 de Cañuelas.

“La dejaron estacionada alrededor de las 21.30 y a las 8 de la mañana, cuando salían del domicilio, descubrieron que no estaba”, dijo una fuente policial.

Se trata de una Toyota Hilux 4x2 doble cabina, de color blanco, dominio MSN 727, año 2013.

Este incidente recuerda la ola de roboS de camionetas Toyota ocurrido a principios de este año en Cañuelas. En el término de pocas semanas fueron sustraídas tres unidades de esa marca en tanto que una cuarta terminó con el tablero destrozado porque no lograron arrancarla.

Esas cuatro Toyota tenían algo en común con la de Vergara: eran modelo 2013, uno de los más buscados por las bandas especializadas.

Un asesor de la agencia Toyota Ricciardi de Lobos consultado por InfoCañuelas explicó que el grupo delictivo que opera en la zona sabe cómo desactivar los sistemas de seguridad de las camionetas fabricadas en 2013.

“Por algunas camionetas que hemos recibido con intentos de robo, lo que hacen, en cuestión de segundos, es doblar ligeramente el capot y con una tijera cortan el cable de la alarma. Luego rompen el traba volante y de alguna manera burlan el inmovilizador de motor que evita arrancarla con cualquier llave”.

El mismo asesor explicó que “El sistema de las camionetas del año 2013 es más fácil de burlar. Las que fueron fabricadas en años siguientes tienen sistemas más encriptados y no es tan sencillo acceder al cable de la alarma”.
 

x