Volver a sección

| Policiales

Violento asalto en Villa Adriana

Un comerciante fue asaltado por dos hombres armados. Le dieron un culatazo y le provocaron un corte en la cabeza.

Un comerciante fue asaltado por dos hombres armados. Le dieron un culatazo y le provocaron un corte en la cabeza.

El barrio cañuelense de Villa Adriana -una zona de chacras ubicada entre Cañuelas y La Martona, con muchos residentes de fin de semana- fue escenario de un violento asalto del que resultó víctima el comerciante Juan Iturmendi.

El sábado, aproximadamente a las 20, un delincuente armado ingresó a la despensa, ubicada en la entrada al barrio. Un segundo malviviente permaneció en la puerta del local, haciendo de “campana”.

“El tipo me amenazó, me dijo que me diera vuelta para no mirarlo y en ese momento me pegó en la frente y en la cabeza, casi en la nunca, haciéndome un corte de dos o tres centímetros. No entiendo por qué se manejó con tanta violencia, cuando yo en ningún momento me resistí”, contó Iturmendi a InfoCañuelas.

Mientras el comerciante permanecía tirado en el piso, el malviviente vació la caja registradora y tomó algunas mercaderías. Su compañero, ubicado en la puerta, le pedía insistentemente que se apurara.

En medio del atraco llegó uno de los hijos de Iturmendi, de 16 años, quien también fue obligado a permanecer boca abajo.

Los delincuentes tenían entre 25 y 28 años. Uno de ellos tenía el rostro cubierto con un casco, aunque al darse a la fuga Iturmendi no alcanzó a escuchar si se iban en algún vehículo.

Cuando el local quedó despejado, el comerciante y su hijo regresaron a la vivienda, ubicada en el fondo del comercio, donde varios familiares se preparaban para festejar un cumpleaños. Un hermano de Iturmendi salió a buscar a los ladrones, pero no dio con ellos.

De la herida brotaba gran cantidad de sangre. Preocupado por el asalto, Juan no quiso ir al médico, aunque su esposa le aplicó compresas que sirvieron para detener la hemorragia.

“SE ESTÁ COMPLICANDO”

Juan Iturmendi se dedica al comercio desde hace más de 30 años y nunca había sufrido una situación tan violenta.

“Las cosas se están complicando en el barrio. Hace dos meses tuvimos una reunión con el comisario y el subsecretario de Seguridad (José Medrano) porque había muchos robos en casas de fin de semana. Después de esa reunión vino la Gendarmería, hicieron un operativo, pidieron documentos y secuestraron algunas motos. Eso fue muy útil porque durante dos o tres semanas las cosas se tranquilizaron y no hubo más robos. Pero hicieron ese operativo y después no vinieron más”, relató.

Además, subrayó que si bien había algunos escruches, por primera vez se produjo un atraco a mano armada.

INFOCAÑUELAS

 

x