Volver a sección

Policiales

Violenta entradera en Santa Anita

Tres hombres armados atacaron a una jubilada que vive sola. Además de quitarle unos pocos efectos personales, la arrastraron hacia la casa de un vecino donde vive un anciano de 80 años al que también le robaron.

El sábado a la 1.30 tres hombres armados irrumpieron en la vivienda de una jubilada de 68 años, jubilada, que reside sola en el barrio Santa Anita.

Se despertó con los individuos adentro de su casa, al lado de su cama. Mi madre es viuda y vive sola en una casa muy sencilla. La encerraron en el baño mientras daban vuelta todo”, relató a InfoCañuelas Ariel Baldomá, hijo de la víctima.

Como la mujer sólo tenía 500 pesos (que eran par pagar los impuestos de Rentas el lunes siguientes), la tomaron por el brazo y la llevaron a la fuerza a lo largo de 80 metros hacia la casa de un vecino para robarle también a él.

Se trata de un hombre de 80 años, quien no se encontraba en el domicilio ya que a pesar de su edad aún trabaja de sereno en una fábrica.

“Es la quinta vez que entran en su casa. No encontraron más que monedas, que por supuesto se llevaron. Luego llevaron a mi madre de vuelta a su casa para robarle un televisor y unos aros de fantasía que los ladrones crían de oro. Le arrancaron el teléfono y lo tiraron al medio del campo”, continuó Baldomá, quien se desempeña como director del Colegio Silos de Cañuelas.

Los tres sujetos tenían entre 25 y 30 años. Una era de nacionalidad paraguaya y manejaban un auto viejo color rojo.

Antes de liberarla e irse con el escaso botín, volvieron a su casa y le robaron un televisor de 21 pulgadas usado. Uno de ellos la amenazaba permanentemente con matarla y tirarla al río próximo a la casa.

Una vez que la dejaron y partieron fue hasta la casa de un vecino quien llamó al 911. Un oficial concurrió a los quince minutos, pero obviamente el mal momento ya lo había vivido.

“Lamentablemente en la zona no hay presencia policial y el patrullero del Destacamento de Los Pozos a duras penas cubre esa localidad. El policía que la socorrió actuó bien, le ofrecieron llevarla a hacer la denuncia al Destacamento pero estimo que por la falta de móviles, le aclararon que no la podría llevar de regreso a su casa, es decir tenía que volver caminando a las dos y media de la mañana a la vera de la ruta, casi dos kilómetros ya que a esa hora no hay colectivos y ella no tiene medio de transporte”, continuó Ariel.

Luego de toda una odisea y cadena de comunicaciones, su familia se enteró de lo ocurrido y se ocupó de trasladar a la víctima para hacer la denuncia, a las nueve y treinta del domingo. En el Destacamento la atención fue buena, pero se observó una carencia de medios para cumplir con el trabajo.

A eso hay que sumar que las calles de Santa Anita están abandonadas y sin luz, lo cual favorece el accionar delictivo.

A pesar de que Santa Anita se encuentra sobre la autovía de la Ruta 3, y que es la última localidad de Cañuelas en el límite con Marcos Paz y La Matanza, la zona no se encuentra correctamente vigilada y en la ruta tampoco hay cámaras de seguridad que permitan monitorear el desplazamiento de vehículos.

INFOCAÑUELAS