Volver a sección

| Policiales

Villa Adriana: indignación por el ataque a las alarmas vecinales

Dos de los aparatos colocados en la vía pública fueron destruidos a piedrazos.

Dos de los aparatos colocados en la vía pública fueron destruidos a piedrazos.

Villa Adriana: indignación por el ataque a las alarmas vecinales

 Urquiza y Corrientes: el altavoz desapareció.

La comunidad de Villa Adriana está movilizada no sólo por la inseguridad, sino también por la vandalización del sistema de alarmas vecinales instalado por los propios vecinos para defenderse de la delincuencia.

Después del violento robo a mano armada que sufrió una mujer policía que vive en el barrio, en noviembre de 2018, los vecinos se reunieron, conformaron un grupo de WhatsApp y contrataron una empresa de seguridad especializada en estos dispositivos. 

La empresa Alarcom instaló un total de seis alarmas en red con bocina en diferentes esquinas del barrio. Se activan por un control remoto que tienen 120 mts de alcance sin obstáculos y 80 mts desde el interior de las viviendas. 

Cuando alguien activa el sensor, suenas todas en simultáneo mediante unos altavoces colocados en lo alto de los postes. Con voz clara se anuncia que hay una emergencia médica o de seguridad acompañada del número de control remoto que activó la señal. Como todos tienen la lista de números, de inmediato se sabe qué familia tienen el problema.

Bocina atacada a piedrazos.

Una de las alarmas está instalada en la esquina de Urquiza y Corrientes, muy cerca de donde vive una familia sospechada de gran parte de los robos que ocurren en la zona. A dicho aparato le robaron la bocina (corneta). Otra ubicada en Urquiza entre Colón y Rivadavia fue apedreada. Los reflectores que se prenden cuando suena la bocina también están con los focos dañados.

Uno de los integrantes del grupo de WhatsApp, conformado por unas 40 familias, explicó que el sistema tuvo un costo de 110.000 pesos que pagaron los propios vecinos y que oportunamente no había presupuesto para colocar las jaulas de rejas protectoras.

“Pusimos alarmas vecinales para protegernos de los chorros y nos roban las cornetas... Ahora nos queda la bronca e impotencia, no sólo por el daño de estas alarmas que también sirven para avisar si hay una emergencia médica, sino también porque esto va a quedar en la nada, como todos los robos de Villa Adriana”, lamentó el usuario de la red.

x