23 de mayo. Cañuelas, Argentina.

weather 14º

Video. Salió a cenar y al regresar encontró un ladrón adentro de su casa

Ocurrió el sábado en la calle Lara al 400. El malviviente escaló un muro de más de 3 metros.

El último sábado una vecina de la calle Lara al 400 se retiró de su vivienda y al regresar se encontró con un ladrón en el interior. 

Cuando llegó a las 23.38 lo primero que le llamó la atención es que la puerta cancel estaba abierta, que había una llave colocada del lado de adentro y luces prendidas. De inmediato se dio cuenta de que había un intruso.

Volvió sobre sus pasos y además de dar aviso a la Guardia Urbana, pidió ayuda de conocidos y familiares para que la acompañaran. Fue así como se encontró con todos los ambientes revueltos y los cajones de los muebles abiertos.

“Se llevaron mucha ropa de mi hijo, faltan dos pares de zapatillas Adidas, unas zapatillas Puma, buzos, auriculares, la campera del colegio Don Bosco, una cartuchera del colegio, auriculares, una calculadora... De mi habitación se llevaron relojes, aros, pulseras y cadenas. Un montón de cosas” contó la víctima a InfoCañuelas, todavía conmocionada, ya que nunca antes había sido víctima de un robo.

Al día siguiente consiguió imágenes de cámaras de seguridad que demuestran que el delincuente estaba dentro de la casa al momento de su llegada. “Llegué a las 23.38 y en una cámara se ve que el ladrón se está yendo a las 23.40 por la medianera. Significa que estaba adentro. En el patiecito por el que ingresó dejó un bolso con algunas cosas que no alcanzó a llevarse”, agregó.

Un dato llamativo es que el caco se sacó la ropa que traía, incluido el calzado, y se la cambió por ropa más nueva del hijo de la víctima, adolescente como él.

Otro dato que llama la atención es que para ingresar, escaló un muro de más de tres metros que separa su patio de la esquina, un terreno baldío que pertenece a la familia Fantino.

La Policía Científica estuvo en el lugar y tras revisar todo el inmueble encontró sólo dos huellas (una de calzado) que no está claro si pertenecen al ladrón o al hijo de la víctima. Raro porque el delincuente – que tocó picaportes, vidrios y hasta manipuló una play– no parecía tan sofisticado como para usar guantes.

Imágenes captadas poco antes de las 23 hs. muestran a dos jóvenes merodeando la vivienda. Uno de ellos (con gorrita) se queda en la esquina haciendo de campana. En todo ese tiempo ningún patrullero ni móvil de la Guardia Urbana los detecta.
 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas