Volver a sección

| Policiales

Video. Así opera la “banda de los inhibidores” que fue detenida en Cañuelas

Los delincuentes quedaron grabados cuando abrían vehículos en la estación de servicio Axion.

Los delincuentes quedaron grabados cuando abrían vehículos en la estación de servicio Axion.

Video. Así opera la “banda de los inhibidores” que fue detenida en Cañuelas

 Captura de video.

El pasado viernes 21 de octubre la Sub DDI Cañuelas detuvo en la estación de servicio Axion de Cañuelas a tres integrantes de una banda de abrecoches (dos chilenos y un argentino) que dos días antes habían robado pertenencias en al menos dos o tres vehículos estacionados en el playón.

Para abrir los autos utilizaban inhibidores que bloquean los cierres centralizados y por lo tanto evitan el activamiento de la alarma. Los conductores se bajan confiados creyendo que cerraron el auto, sin imaginar que desde un vehículo cercano están bloqueando el cierre de las puertas de manera remota.

Los delincuentes se desplazaban en un VW Gol Trend de color negro con patente adulterada KDG 584. Luego se supo que la patente original del Gol es KDS 584. Lo que hicieron es con una enmienda transformaron la S en una G.  La patente original KDS 584 corresponde al Gol y como autorizado a conducir figura el aprehendido argentino. La patente KDG 584 pertenece a un Audi de Río Cuarto, provincia de Córdoba.

En el habitáculo la policía secuestró varias billeteras, manojos de llaves, teléfonos móviles, un módem, autostéreos, más de 20 mil pesos argentinos y pesos chilenos.

Los tres abrecoches identificados como Lucas Otero, Edgar Millán y Edwin Patiño Pérez ya fueron liberados porque los delitos que se les imputan (Hurto y Hurto en grado de tentativa) no admiten detención. De todos modos siguen vinculados al expediente.

InfoCañuelas pudo acceder a algunos videos que muestran a la banda operando en la estación de servicio el miércoles 19, pasado al mediodía.

En el primer registro se ve cómo -luego de cerciorarse de que un conductor ingresó al shop- abren el auto, sacan una mochila y la llevan hacia el VW.

En el segundo registro se dirigen a abrir el auto de una chica, pero retroceden cuando ella regresa y cierra la puerta, tal vez porque se dio cuenta de que la dejó abierta. Pero como no chequea si efectivamente está cerrada, los delincuentes permanecen expectantes y finalmente desisten cuando la propietaria vuelve hacia el vehículo para retirarse del lugar.