21 de junio. Cañuelas, Argentina.

weather 14º

Uno de los dueños del ex Cañuelas Hotel denunció que le usurparon el edificio

La causa que se tramita en dos juzgados se inició hace dos años en medio de una enredada trama familiar y societaria.

El hotel en tiempos de esplendor. Archivo.

El hotel en tiempos de esplendor. Archivo.

El viejo Cañuelas Hotel, uno de los íconos locales de la década del ´90, está inmerso en un conflicto judicial y familiar de final incierto.

Farid Salech, dueño del 50 % del inmueble y titular del fondo de comercio, denunció que en 2020 le usurparon el hotel y que los intrusos lo están explotando comercialmente desde la pandemia sin permitirle el ingreso.

Farid, de 27 años, heredó la mitad del edificio de su padre, el empresario y dirigente islámico Samir Salech, quien falleció de manera repentina en 2012. La otra heredera es su hermana Yamila, a quien Farid acusa de haber negociado una supuesta venta de acciones a sus espaldas.

De acuerdo a los datos que pudo reunir InfoCañuelas, en 2020 hubo una fuerte discusión entre los hermanos: Yamila pretendía vender el hotel y Farid quería continuar con el emprendimiento ya que luego de varios meses de inactividad por la pandemia había logrado un contrato para el hospedaje de los empleados de la empresa Siemens. La discusión fue subiendo de tono hasta que la comunicación entre ellos se cortó por completo. Ya no se hablan.

Luego de ese choque verbal se precipitaron los eventos que son materia de debate en la justicia. A través de su abogado José Luis Fernández, Farid denunció que el 13 de octubre de 2020 una persona identificada como Juan Carlos Iglesias junto a tres desconocidos “ingresaron de forma violenta intentando hacerse cargo del lugar, rompiendo la cerradura existente e intentando cambiarla. Tras un llamado a la policía los intrusos se fueron no sin antes dejar un tendal de cosas rotas”.

La denuncia agrega que el 30 de noviembre se produjo un segundo incidente: dos hombres que decían ser policías llegaron a la madrugada, cambiaron la cerradura y tomaron el hotel impidiendo el ingreso de Farid Salech y de la mucama, quien se fue del lugar muy asustada (parte de la secuencia quedó registrada en un video).


Desde ese momento Salech viene reclamando por la vía judicial un allanamiento y restitución del inmueble, hasta ahora sin éxito.

El joven heredero realizó dos denuncias: una penal por usurpación y amenazas (IPP 06 03 004086-20) que se tramita desde fines de 2020 en la UFI 2 de Cañuelas a cargo de la Dra. Norma Pippo; y otra caratulada “Wasser 16 SRL contra Iglesias Juan Carlos por Desalojo” que se tramita desde el 21 de mayo de 2021 en el Juzgado Civil y Comercial Nro. 5 de La Plata a cargo de la jueza Fabiana Maricel Coradi.

En la causa penal la fiscal Pippo ordenó una inspección ocular del establecimiento y entrevista a vecinos. Los policías que concurrieron al lugar se encontraron con dos empleadas y un hombre identificado como Mario Bebén, quien dijo ser el encargado de la seguridad. En el vecindario, nadie ubicaba a Iglesias.

Entre los testigos convocados por la UFI 2 estuvo la mucama. La mujer se desdijo de lo que se indicaba en la demanda: negó que Iglesias o los supuestos policías hubiera ingresado de manera violenta y sólo reconoció que una mañana se encontró con un gran cascote dentro del lobby y un vidrio roto, pero que desconocía quién lo había arrojado. 

En abril de 2021 Pippo solicitó una medida de alzada (desalojo), pero el juez Martín Miguel Rizzo rechazó el pedido por considerar que no había elementos suficientes para proceder por la fuerza. Ahora Pippo tendría programado citar a nuevos testigos para intentar demostrar la existencia del ilícito.

En cuanto a la causa que se tramita en el Juzgado 5 de La Plata, la jueza Coradi ya celebró una audiencia de las partes y a petición de la actora ordenó una pericia caligráfica para determinar la autenticidad de algunas firmas que aparecen en documentos; y una pericia contable. Asimismo, le giró un oficio a la fiscal de Cañuelas solicitando una copia del expediente penal.

En el conflicto hay dos sociedades en juego: por un lado Fendok S. A., propietaria del inmueble, integrada por Farid Salech en calidad de presidente y su hermana Yamila Maisah Salech como socia; y Wasser 16 SRL, creada en 2015 para la explotación comercial del Hotel bajo el nombre “Vicentina”, cuyos socios son Farid Salech y Claudia Paola Campo. 

Mensaje de Hotel Vicentina en sus redes.

Asimismo, hay un contrato de locación vigente entre Fendok S. A. y Wasser 16. Los firmantes son Farid Salech como presidente de Fendok y Claudia Campo como social de Wasser 16. Es un contrato a 10 años con un monto de 500 dólares mensuales que Wasser 16 le debe pagar a Fendok por el funcionamiento del Vicentina Hotel y Spa.

En la causa tramitada ante el Juzgado 5, el abogado de la parte demandada, Nelson Peralta Ramos, presentó como prueba un boleto de compra venta firmado en septiembre de 2020 en una escribanía de General Las Heras en el que Iglesias y Gonzalo Enrique Badano acuerdan con Yamila Salech la compra del 50 % de las acciones de Fendok S. A. por 200 mil dólares; y un acta según la cual Yamila Salech les cede a Iglesias y Badano un poder especial de administración del Consorcio de Propietarios del Hotel.

Por otra parte, Peralta Ramos planteó que el contrato de locación firmado entre Fendok y Wasser 16 no se realizó una asamblea societaria con la participación de Yamila, interpretándolo como inválido; en la otra vereda, el letrado Fernández planteó que la supuesta venta de parte del paquete accionario tampoco estuvo avalado por Farid y que en lugar de reclamar judicialmente la nulidad del contrato de locación “se retuvo el inmueble usando la fuerza (cambio de cerraduras); evidentemente nadie puede cometer un delito para cuestionar un contrato”.

Iglesias es un conocido comerciante del rubro de la carne que algunos vinculan con el poderoso empresario Alberto Samid. En 2018 creó “Cañuelas Carnes S. A.” y en 2020 “Exporc S. A.”, esta última junto a Omar Enrique Badano.

Actualmente el establecimiento no cuenta con sitio web ni redes sociales. Solamente se promociona en Tripadvisor como Hotel Canuelas (sic). El puntaje de los usuarios es bajo (2,5) e incluso hay una publicación reciente de un cliente que se sintió estafado.

Reputación del hotel en Tripadvisor.

GLORIA Y OCASO DEL CAÑUELAS HOTEL

El Cañuelas Hotel fue inaugurado el 25 de mayo de 1990 por una sociedad conformada por Carlos Frescino, Salvador “Tito” Garzón y los Hnos. Mathieu.

En sus inicios vivió una época de verdadero esplendor. La confitería era cita obligada de la alta sociedad cañuelense. Los sábados a la noche unas 250 personas colmaban las instalaciones y siempre había una extensa fila a la espera de alguna mesa de café o de algún sillón donde transcurrían animadas tertulias.

Cuatro años más tarde el establecimiento situado en la esquina de Basavilbaso y Rivadavia fue vendido a Luis Panucchio. 

Salech (en el centro). Reinauguración de 2008.

En 2006 lo compró Samir Salech, el dueño de la empresa de productos de limpieza Broomy y respetado dirigente de la Sociedad Argentina Islámica. Salech se había enamorado de Cañuelas a partir del vínculo comercial que estableció con “Cacho” Bonavita, del Supermercado Dumbo, representante local de los artículos Broomy. De hecho Bonavita fue quien lo incentivó a invertir en el rubro hotelero. 

Salech encaró el proyecto con enorme entusiasmo: con el asesoramiento de Caring Constructora le agregó un piso al edificio (que pasó de tener 15 a 26 habitaciones), sumó un spa con sauna e hidromasaje sobre la galería de ingreso, y creó el elegante salón “Victoria” (nombre de su esposa) que fue sede de eventos y cafés literarios.  El municipio realizó allí varias presentaciones de la Fiesta del Dulce de Leche y hasta el juez Rizzo encabezó en esa sala una jornada interdistrital sobre derechos de la infancia.

La inesperada muerte del empresario en 2012 truncó la prosperidad del comercio. Luego de un paréntesis su hijo varón se hizo cargo del negocio familiar, ahora sumergido en un limbo judicial.

El spa incorporado por Samir. Archivo InfoCañuelas.

Escrito por: Redacción InfoCañuelas