Volver a sección

| Policiales

Una muerte en el campo, una camisa con sangre y un extraño “mensaje”

La familia de un hombre que murió en un establecimiento rural halló un trozo de tela con manchas rojas frente a su domicilio.

La familia de un hombre que murió en un establecimiento rural halló un trozo de tela con manchas rojas frente a su domicilio.

En los primeros días de julio de este año en un establecimiento rural de Vicente Casares murió Ramón Agapito Aguiar, de 73 años. ¿Qué dice el reporte oficial? Paro cardiorrespiratorio. Sin embargo, desde el mismo día del decesos sus hijos vienen planteando que Aguiar fue asesinado.

Para fundamentar su hipótesis denunciaron que el cadáver fue retirado del campo de manera presurosa por una morguera sin la intervención de ningún perito; y que el rostro presentaba marcas de golpes. Además, entregaron una camisa del hombre con manchas de sangre.

La fiscal del caso, Norma Pippo, envió la prenda al laboratorio pericial de La Plata para determinar si las marcas hemáticas son de sangre humana y si se corresponden con el grupo y factor de Aguiar.

En plena investigación acaba de ocurrir un incidente llamativo. El lunes a la noche frente a la casa de una de las hijas de la víctima apareció un trozo de camisa con manchas de sangre. El martes a la mañana los familiares concurrieron a la Fiscalía de la Dra. Pippo para informar el hallazgo.

“Mi hermana salió a sacar la basura y se encontró con ese pedazo de tela frente a su casa, que es la casa donde vivía mi papá. Para nosotros es un pedazo de la misma camisa que hace dos meses entregamos a la Dra. Pippo, pero en la Fiscalía nos dijeron que es imposible porque la camisa fue enviada al laboratorio de La Plata para analizarla”, dijo Valeria, otra de las hijas del fallecido.

“Sea o no sea la misma camisa, ¿cómo tenemos que tomar esto? Es una amenaza para que nos callemos la boca?” añadió Valeria.



La camisa entregada hace dos meses por los familiares y el trozo aparecido el lunes.
 

En varias declaraciones la familia Aguiar apuntó como sospechoso del supuesto crimen a un joven que trabajaba con el anciano en el cuidado de animales. “Ese pibe se droga y muchas veces otros pibes que iban al campo lo vieron a mi papá discutir con él porque le sacaba plata y cigarrillo”.

Valeria también cuestionó la decisión de la UFI 2 de no acepar el trozo de tela como prueba en el expediente. “Una secretaria de la fiscal nos dijo que no era procedente. Fuimos al Juzgado 8 y un secretario del juez nos dijo que se tendría que haber incorporado”.

x