Volver a sección

| Policiales

Una fiesta de alumnos del Estrada terminó en amenazas, gritos y corridas

Denuncian que los padres de un joven irrumpieron de manera violenta, amenazando con un arma.

Denuncian que los padres de un joven irrumpieron de manera violenta, amenazando con un arma.

Una fiesta de alumnos del Estrada terminó en amenazas, gritos y corridas

 El imputado trasladado a la Comisaría 1ra.

La Fiscalía 2 de Cañuelas inició una causa por "Amenazas agravadas" contra una pareja de adultos que irrumpió en una fiesta de alumnos de la Escuela Estrada con un arma, buscando el celular de su hijo.

La denuncia fue realizada esta mañana por Nancy Elizabet Reina, la madre de unos a los alumnos que fue víctima del violento incidente. 

Los hechos se suscitaron en una quinta alquilada en la esquina de calles Martín Guise y Córdoba del barrio San Ignacio, donde el grupo de 6to. 1ra. de la Escuela José Manuel Estrada organizó el evento denominado UPD (Último Primer Día), un festejo que realizan los estudiantes en alusión a su último primer día en la etapa de la escuela secundaria.

En su declaración ante la Comisaría 1ra. Nancy Reina explicó que durante el evento llegaron dos adolescentes que no estaban invitados pero que para evitar conflictos, se los dejó ingresar pagando la entrada. Posteriormente uno de ellos comenzó a buscar el teléfono, aduciendo que lo había perdido o que se lo habían robado.

Siempre según lo denunciado en la causa penal, el joven inició una pelea y fue echado de la fiesta. Al rato apareció con su padre, que empuñando un arma de fuego comenzó a exigir la aparición del teléfono, lo que dio lugar a una violenta secuencia de amenazas, gritos y corridas.

El hombre, de apellido Pinelli, se encuentra provisionalmente imputado del delito de "Amenazas agravadas".

EL RELATO DE LO SUCEDIDO

En su perfil de Facebook Nancy Reina hizo un relato detallado de lo sucedido en la quinta del barrio San Ignacio.

Estas dos personas que ven en la foto fueron a la fiesta de UPD de los chicos de la Escuela Estrada dónde también estaba mi hijo a apuntarles con un arma y amenazarlos de un montón de cosas. 

Cuento lo sucedido: el hijo de ellos llega a la fiesta de UPD queriendo ingresar. Si bien él no era invitado de la fiesta, los demás chicos, para que no hubiese conflictos, le hicieron pagar la entrada correspondiente como todos y lo dejaron de ingresar. 

Dentro de la quinta el chico, hijo de ellos, pierde el celular o se lo da a un amigo y empieza a hacer disturbios por su celular acusando a todos y a cualquiera de habérselo robado. 

Ocurre una pelea, los chicos lo sacan de la quinta, él vuelve con sus padres, su padre trae un arma, los hace arrodillarse a todos los chicos apuntándoles con un arma, a mi hijo le pega una piña, mi hijo cae y se le cae el celular, él le saca el celular (se lo roba)m la madre del chico cierra las puertas de la quinta diciendo que nadie iba a salir hasta que no apareciera el celular, amenazando a todos los chicos y él le apunta a mi hijo con el arma en la cabeza.

Pedían por uno de los chicos que había sido también quien lo sacó al chico de la quinta por generar disturbios. Este chico se escondió en el baño, aterrado. Cuando ve la oportunidad sale y se va saltando paredones en modo de pánico porque este hombre lo estaba esperando con el arma, mientras les apuntaba a los demás. 

Ingresaron al UPD por un teléfono que el chico le había dado a su amigo, aterrando y amenazaron a todos los chicos con un arma se robaron un celular y se fueron con el celular. Todos los chicos que pudieron corrieron escapando de ellos, saltaron alambrados, paredones, lastimándose. En la calle pedían ayuda a la gente y nadie los ayudó. 

Quiero dejar al descubierto a estas dos personas por haber hecho lo que hicieron también decir que ya nos dirigimos a la comisaría a radicar la correspondiente denuncia. Esto no puede quedar en la nada. ¿Qué harían ustedes si le apuntan en la cabeza a su hijo de 17 años y si se le escapa un tiro, amenazando a 15 menores de edad que estaban festejando su fiesta de UPD? 

Y la policía resguardándolos a ellos y dándoles hasta café. Nosotros, los padres, estamos indignadísimos con la situación. ¿Cómo una persona va a reacción de esa manera hacía 15 chicos menores? Esta persona se llama Martín Pinelli, trabaja en la remisería Libertad, y su mujer Yésica Martínez tiene una peluquería en Lara casi 9 de julio al lado de la pescadería. ¿Este es el ejemplo que le dan a su hijo? Hay 15 chicos de testigo de todo lo que hicieron.
 

x