Volver a sección

| Policiales

Un gran susto: le entraron ladrones cuando dormían

Ocurrió el fin de semana en un departamento ubicado en Brandsen y Pasaje Díaz. Cuando el ladrón irrumpió en el living, le arrojaron una mesa para espantarlo. Luego amenazó con efectuar un disparo.

Ocurrió el fin de semana en un departamento ubicado en Brandsen y Pasaje Díaz. Cuando el ladrón irrumpió en el living, le arrojaron una mesa para espantarlo. Luego amenazó con efectuar un disparo.

Un gran susto: le entraron ladrones cuando dormían

 Cuando el delincuente se asomó por la ventana, le tiraron una mesa.

Domingo 12 de enero a las 3 de la tarde. María Cúneo y su pareja Pablo Morales dormían la siesta en el living, aprovechando el fresco del split instalado en ese ambiente. De pronto los despertó el ruido de la puerta del balcón que se corría. Un hombre avanzó a tientas corriendo las cortinas. María pegó un grito y Pablo reaccionó de inmediato arrojando una mesa que dio contra el cuerpo del delincuente. 

La escena ocurrió en el departamento ubicado en Brandsen y Pasaje Díaz, sobre una agencia de autos. A varios días del incidente, las víctimas siguen shockeadas por la osadía del ladrón, que no dudó en actuar a plena luz del día en una vivienda que se ve perfectamente desde la ruta 205.

“Fue un momento de mucha confusión y desesperación. Cuando el hombre retrocedió, Pablo salió al balcón y lo vio en el techo del vecino. Esta persona miró hacia nuestro techo y le dijo a su cómplice: ´tirale, quemalo´. Ahí Pablo entró y no los vimos más”, relató María a InfoCañuelas.

La pareja se encerró en el baño y llamó a la policía. Como a los 10 minutos llegó un patrullero, pero el peligro había pasado.

El hombre que irrumpió ene living tenía unos 50 años, era de contextura media y tenía el pelo entrecano.

“Tuvimos la gracia de Dios de estar durmiendo en el living. Si hubiéramos estado en la habitación seguramente esta persona habría logrado entrar. Por suerte no pasó nada, pero nos quedamos con mucho miedo. Vivimos acá desde hace tres meses y nunca pensamos que nos podía suceder esto. Además, los dos somos laburantes. Vivimos al día y no tenemos nada que se puedan llevar”, añadió María.

Al día siguiente concurrieron a la inmobiliaria para solicitar la colocación de un portero eléctrico en el acceso de la planta baja y una reja en un sector del balcón por donde logró acceder el delincuente.

INFOCAÑUELAS

x