17 de abril. Cañuelas, Argentina.

weather 23º

Un chico de 17 años fue encontrado herido en un campo: investigan un posible historial de abusos

Está internado en el Hospital Cuenca. Denunció que su padrastro lo violó, pero luego se desdijo.

Imagen referencial.

Imagen referencial.

Un adolescente de 17 años del barrio San Esteban se encuentra internado en el Hospital Cuenca Alta luego de haber sido encontrado tirado en medio de un descampado con múltiples golpes, cortes y escoriaciones. Un mes antes de ese incidente radicó una denuncia por abuso sexual contra su padrastro.

La investigación del caso se encuentra a cargo de la UFI 2 de Cañuelas, que ante la complejidad del tema solicitó la intervención del Servicio Local de Niñez y la Asesoría de Menores de La Plata. Hasta el momento estos organismos no definieron quién se deberá hacer cargo del muchacho, ya que su madre niega la existencia de abusos por parte de su pareja.

El caso se inició el mes pasado cuando el gabinete escolar de la escuela secundaria de la zona detectó y denunció un posible caso de abuso sexual contra el alumno. A través de un relato, por momentos confuso, dijo que había sido abusado por su padrastro mediante penetración aunque en otros momentos también manifestó supuestos abusos en su primera infancia, causados por su abuelo.

Lo cierto es que ante la denuncia del gabinete escolar, la UFI 2 inició un expediente por Abuso Sexual y solicitó la intervención del Gabinete de Delitos Sexuales de La Plata. Los profesionales del área revisaron al menor y no hallaron ninguna marca física de violación. No obstante, la Fiscalía pidió la intervención del Servicio Local de Niñez, donde la víctima fue entrevistada por psicólogos y trabajadores sociales.

En ese ínterin el chico comenzó a vivir en la casa de una vecina que se hizo cargo de cuidarlo. "La señora le puso mucha voluntad, lo acompañó, lo llevó a La Plata, hizo todo lo posible para que volviera a la escuela, la situación parecía encaminada", dijo a InfoCañuelas una fuente judicial.

Sin embargo, todo se trastocó nuevamente cuando el viernes de la semana pasada el chico se presentó con su madre en el Servicio de Niñez para desdecirse de todo lo denunciando previamente. Concretamente expresó que todo lo que había dicho respecto a su padrastro era mentira.

Por tratarse de un menor, los responsables del Servicio ordenaron que volviera a vivir en la casa de su madre, donde también viven el padrastro y otros hermanos más chicos.

Esta semana los efectivos del Comando de Prevención Rural (CPR) lo encontraron tendido en un campo ubicado sobre la calle Elizalde, en cercanías del predio de los Oblatos Diocesanos, a unos 2 kilómetros de su casa. Tenía un fuerte traumatismo y cortes en la cabeza, aparentemente provocado por una maza que estaba tirada a unos metros, y escoriaciones desde el pecho hasta el cuello, compatibles con un arrastre sobre el terreno. 

El CPR, a cargo de la investigación conducida por la Fiscalía 2, está citando a distintos testigos que podrían aportar información sobre el o los autores del ataque.

Entre tanto, se espera que los organismos técnicos definan con quién vivirá la víctima una vez que se recupere. Hay un dictamen de la Asesoría de Menores de La Plata avalado por el Juzgado de Garantías que ordenó un perímetro de exclusión entre el menor y su padrastro; y otro dictamen posterior del Servicio local de Niñez, que ordenó que viva con su madre (quien convive con su pareja), es decir resoluciones contradictorias entre sí.


 

Escrito por: Redacción InfoCañuelas