Volver a sección

Policiales

Tres jóvenes borrachos hicieron destrozos en la comisaría

Se descontrolaron cuando la policía los detuvo en la calle. Rompieron el vidrio de un patrullero y luego arancaron una puerta en una oficina de la sede policial.

El domingo a la madrugada la comisaría se convirtió en una especie de campo de batalla.

Tres jóvenes que fueron demorados en la esquina de Libertad y Belgrano, totalmente borrachos, arrancaron a patadas el marco y la puerta de la sala de contraventores.

Antes de eso, mientras eran trasladados a la sede policial, rompieron el vidrio del patrullero.

Los policías tuvieron que esposarlos para evitar que fugaran y siguieran dañando las instalaciones de la comisaría.

El médico policial les efectuó análisis para establecer si estaban solamente alcoholizados o si habían consumido alguna otra sustancia.

El sábado a la mañana fueron entregados a sus padres.

No trascendió su identidad, aunque se informó que tienen uno 16 y los otros dos 17 años. Vivirían en el barrio Hipotecario.