Volver a sección

| Policiales

Tragedia aérea: La emotiva despedida a Facundo Zubiría, capitán de Los Picapiedras

Era uno de los pilares del club de Bella Vista. Estaba planeando su boda para el 27 de marzo.

Era uno de los pilares del club de Bella Vista. Estaba planeando su boda para el 27 de marzo.

Tragedia aérea: La emotiva despedida a Facundo Zubiría, capitán de Los Picapiedras

 Zubiría en acción con la camiseta de Los Picapiedras.

La tragedia aérea de Cañuelas golpeó con fuerza a Los Picapiedras, un pequeño club de rugby empresarial afiliado a la URBA con sede en Bella Vista.

Facundo Zubiría, piloto del avión que se estrelló en Cañuelas el 31 de enero, era el capitán de este club fundado en 2007.

Allegado a las institución relataron a InfoCañuelas que Facundo, oriundo de Hurlingham, trabajaba como auxiliar a bordo en Austral y Aerolíneas Argentinas; y que desde hace unos meses era instructor en la escuela 18 Cañuelas de nuestra ciudad. Su proyecto era convertirse en piloto comercial.

La tragedia ocurrió en plena preparación de su boda, programada para el 27 de marzo, lo que conmocionó a aún más a todos quienes lo conocían.

Este sábado el Club Picapiedras publicó una emotiva carta de despedida en homenaje a quien fuera un referente de la institución.

Facundo Zubiría.

Mi capitán: Fuiste y sos un pilar fundamental de este grupo, una de las patas de esta mesa que a partir de hoy queda chueca, rota pero que la vamos a enderezar, porque así te hubiera gustado a vos y no dejarías bajo ningún punto de vista que el grupo se caiga.

Fuiste artífice del último ascenso, que por más amateur que sea el torneo, los golpes, la sangre, los calambres y adrenalina no entienden de amateurismo, explotamos en un vestuario meta redoblante y bombo. Esos momentos nos quedan grabados a fuego a todos los que influiste, que no son pocos.

Icono del club, producto de admiración de los espectadores y rivales, llegabas vos y el equipo sacaba pecho, una inyección anímica indescriptible capitán. Hombre de ley, comprometido, inquebrantable y de las personas más consideradas que te puedas cruzar, siempre pensando en el otro.

Amaste a tus amigos, tu trabajo, tus compañeros de club, a tu chica (bah, esposa, porque la decisión ya estaba tomada) eso es lo que cuenta. Amaste a tu familia, a tus perros. Toda esta gente que amabas hoy queda devastada y con un vacío que cada uno intentará sanar.

TE AMAMOS CAPITÁN Y TE PENSAMOS TODO EL TIEMPO. Desde hoy para siempre.

x