Volver a sección

| Policiales

Tenía mordeduras. Investigan la muerte de un hombre en el barrio La Garita

Se espera el resultado de la autopsia para determinar si murió en forma natural o si pudo ser víctima de sus perros o de un homicidio.

Se espera el resultado de la autopsia para determinar si murió en forma natural o si pudo ser víctima de sus perros o de un homicidio.

Tenía mordeduras. Investigan la muerte de un hombre en el barrio La Garita

 El lugar donde vivía la víctima.

La justicia investiga las causas de la muerte de un hombre cuyo cadáver fue encontrado el sábado en su vivienda del barrio La Garita. 

La víctima fue identificada como José María Iglesias, de 68 años, conocido en el barrio como “El viejo Iglesias”, quien vivía en una precaria construcción ubicada en calle Urquiza entre Artigas y Del Trabajo, en los fondos de otra finca.

La policía llegó al lugar alertada por un vecino que no lo veía desde hacía una semana. Al ingresar a la casa los efectivos del Destacamento de Alejandro Petión se encontraron con el cuerpo semidesnudo tendido en la cocina. Llevaba, aproximadamente 72 de horas sin vida.

A simple vista presentaba mordeduras en varias partes del cuerpo, al parecer provocadas por sus propios perros, dos ejemplares de gran tamaño. La justicia aún no recibió el informe de la autopsia realizada por el equipo forense de La Plata, la que permitirá saber si las mordeduras fueron causantes de la muerte o post mórtem.

Iglesias vivía en un completo desorden, con restos de basura y de comida esparcidos por todo el inmueble. No tenía baño (hacía sus necesidades en un balde) y las paredes estaban totalmente enmohecidas por efecto de la humedad y la falta de ventilación.Dos elementos que había en la casa llamaron la atención de los investigadores: una gran cantidad de petardos, algunos ya detonados, y varias cajas de Sildenafil (componente del Viagra), una droga que en algunos casos puede recetarse como tratamiento de la hipertensión pulmonar. 

La casa estaba cerrada desde adentro, las llaves se encontraban sobre una mesa y en un sector de la cocina estaba el dinero que la víctima cobraba de su jubilación y una tarjeta de crédito, lo que en principio descarta la posibilidad de un homicidio en ocasión de robo. De todas maneras la policía se entrevistó con vecinos para conocer la rutina de la víctima y si recibía la visita de alguien.

Las pesquisas se encuentran a cargo de la fiscal Norma Pippo, titular de la UFI 2 de Cañuelas.