Volver a sección

| Policiales

Rodolfo Sánchez se quejó por las duchas con agua fría

Fue durante la audiencia programada para analizar el pedido de arresto domiciliario. El juez Martín Rizzo ordenó investigar si hubo alguna irregularidad en el trato al detenido.

Fue durante la audiencia programada para analizar el pedido de arresto domiciliario. El juez Martín Rizzo ordenó investigar si hubo alguna irregularidad en el trato al detenido.

Rodolfo Sánchez se quejó por las duchas con agua fría

 Unidad 9 de La Plata.

Este jueves a las 13.56 finalizó la audiencia virtual convocada por el juez Martín Miguel Rizzo para analizar el “incidente de morigeración” (es decir el pedido de arresto domiciliario) presentado por los abogados de Rodolfo Sánchez.

En primera instancia hablaron la fiscal Norma Pippo y los abogados Gabriel Palmeiro y Maximiliano Rusconi (representantes de la mamá de Alex Campo), quienes pidieron que Sánchez permanezca detenido en una unidad carcelaria hasta la realización del juicio oral.

Palmeiro y Rusconi recordaron que el 24 de mayo, minutos después de haber impactado con su camioneta contra el cuerpo de Alex, Sánchez llamó primero a sus abogados y no a la policía o a los servicios médicos; y subrayaron que su condición económica le garantizaría la posibilidad de fugarse.

Sobre los problemas de salud que viene denunciando en el expediente, expresaron que sólo pueden ser tenidos en cuenta para la morigeración cuando no hay condiciones para garantizar el tratamiento intramuros.

El defensor Fabián Améndola, en tanto, recordó que Sánchez nunca tuvo una conducta elusiva y pidió que su defendido sea beneficiado con el régimen de prisión domiciliaria en virtud de una serie de problemas de salud que padece. 

El último en hablar fue el propio Sánchez, quien se conectó desde la Unidad 9 de La Plata Tras relatar su rutina dentro del penal y señalar que comparte el pabellón con un pastor evangélico, se quejó por algunas condiciones de reclusión, específicamente por la falta de agua caliente en las duchas. “Una vez me sentaron y me bañaron con agua fría cuando sólo puedo recibir agua caliente” expresó.

El juez se sorprendió por el comentario y lo interrogó acerca de si era una especie de castigo por alguna falta o si era alguna falla en la infraestructura carcelaria.

Sánchez ahondó en el tema diciendo que por la patología que padece necesita usar agua caliente tras lo que azotó varias veces su brazo sobre la mesa para mostrar su falta de sensibilidad en la extremidad. También destacó que siente permanentes dolores musculares, que debe tomar altas dosis de calmantes y que necesita ayuda para poder levantarse o bañarse.

En síntesis el imputado expresó que en la cárcel no pueden brindarle las comodidades mínimas que necesita para aliviar sus problemas crónicos de salud.

Tras escuchar todas las voces, el juez Rizzo se tomará algunos días para decidir si concede o no el recurso peticionado por la defensa.

x