Volver a sección

Policiales

Robaron siete caballos en el campo de los Cambiaso

Los ejemplares de polo fueron sustraídos esta madrugada del establecimiento La Martina de Vicente Casares. Disconformidad con el accionar del gabinete rural.

 En octubre Cañuelas fue dotada con un helicóptero.

Este viernes 27 de diciembre fueron sustraídos siete caballos de polo propiedad de Salvador Socas, hermano del polista Adolfo Cambiaso. El robo se produjo en La Martina, el establecimiento que la familia posee en la localidad de Vicente Casares.

El Destacamento de Máximo Paz intervino rápidamente al conocerse el hecho, pero sus efectivos no pudieron dar con los equinos, que fueron arriados en dirección al barrio Belgrano.

El robo de animales continúa siendo una verdadera pesadilla en los campos de la zona. Los cuatreros, procedentes de la zona de Virrey del Pino, se mueven con total impunidad a pesar de que Cañuelas se convirtió en la sede de la Superintendencia de Delitos Rurales de la Provincia de Buenos Aires. Ni siquiera el reciente arribo de un helicóptero ha servido para detener esta ola de saqueos en el campo.
 
DISCONFORMIDAD CON EL GABINETE RURAL

A mediados de 2013 se creó en Cañuelas una Subjefatura de Delitos Rurales, a cargo del comisario Pablo Golini. La dependencia, ubicada sobre la ruta 205, fue inaugurada por el ministro Ricardo Casal.

Mas tarde se trasladó a Cañuelas la Superintendencia provincial de Delitos Rurales, que antiguamente funcionaba en Ciudad Evita. El ministro Alejandro Granados participó en la inauguración de esta sede, en vísperas de las elecciones de octubre.

En la misma semana la Superintendencia fue dotada con un helicóptero afectado exclusivamente a la investigación de delitos en el campo.

A pesar de todas estas herramientas, los delitos rurales en Vicente Casares se mantuvieron en los mismos niveles e incluso se incrementaron.

“Estamos totalmente disconformes con el accionar del gabinete rural. En Vicente Casares no realizan ningún tipo de control. La única vigilancia que tenemos la realizan los móviles de Máximo Paz”, sostuvo un productor consultado por InfoCañuelas.

“Cada vez que paso por Cañuelas y veo el gabinete de Delitos Rurales, se me revuelve el estómago. Es una fachada que armaron para decir que hacen algo, pero no existen. Ni siquiera hay un teléfono donde uno puede llamar para hacer una denuncia”, agregó otro.

Del mismo modo, lamentaron la inacción de la Sociedad Rural de Cañuelas, que no han realizando ningún tipo de gestión ni reclamo frente a la gran cantidad de robos sufridos por los productores de Casares.

INFOCAÑUELAS