Volver a sección

Policiales

Roban en una pizzería, un laboratorio y un jardín maternal

Los tres establecimientos están conectados por los fondos, en la intersección de Av. Libertad y Basavilbaso. Hubo importantes destrozos.

 Biolab - Consultorios Basavilbaso.

En la madrugada del sábado 22 de marzo se produjo un robo casi simultáneo en tres locales céntricos que limitan a través de los patios, en la esquina de Libertad y Basavilbaso, uno de los puntos más céntricos de Cañuelas.

El hecho -que abre nuevos interrogantes sobre las deficiencias de la seguridad local- se produjo en la Pizzería La Popo, el Laboratorio Biolab y el jardín maternal Luna de Caramelo. 

En los tres locales hubo robo de mercadería y electrónicos, pero lo más grave fueron los destrozos que provocaron los malvivientes en la desesperada búsqueda de dinero.

En el caso de La Popo, ubicada en Libertad 370, los intrusos accedieron a través de la cocina. Tras registrar todas las dependencias, se llevaron un televisor plano de 42 pulgadas y cajas de champagne Chandon.

“Lo que más lamentamos es que hicieron mucho daño. Nos apagaron las heladeras, por lo que tuvimos que tirar mercadería, y rompieron en el sector de la barra”, relató una empleada consultada por InfoCañuelas.

Algo parecido sucedió en Luna de Caramelo, ubicado en Basavilbaso 577. Los delincuentes revolvieron todos los salones y placares, en los que sólo se guardan papeles y elementos didácticos.

Con las mismas herramientas del maternal arrancaron el equipo de alarma.

Finalmente se llevaron una computadora y un poco de dinero que encontraron en un gabinete, destinado a organizar las fiestas de cumpleaños de los nenes. 

En un pasillo dejaron envuelto en una cortina el televisor robado en la pizzería y luego se llevaron las llaves del establecimiento, por lo que se supone que iban a regresar en otro momento a buscar esa parte del botín.

“Como estamos en fin de semana largo, tal vez creyeron que íbamos a abrir recién el martes y que por lo tanto iban a tener tiempo. De hecho, nos enteramos por casualidad y cuando vinimos a verificar, encontramos todo revuelto. De inmediato tuvimos que cambiar todas las cerraduras. Hace tres años que estoy en el establecimiento, es la primera vez sufrimos una cosa así. Si había un lugar donde creí que nunca iban a robar era en éste”, relató la propietaria, María Fernanda Alvarez Luchia.

Ahora decidió poner alarmas adicionales con bocinas, tanto en el patio como en la parte frontal.

Siguiendo con su raid delictivo, los malvivientes entraron al laboratorio Biolab (Basavilbaso 583), propiedad del bioquímico Carlos De la Torre, aledaño al maternal. En este caso recorrieron los consultorios, rompieron cerraduras y se llevaron el dinero de la caja chica. 

INFOCAÑUELAS