Volver a sección

Policiales

“Que cumplan la condena en forma efectiva y hasta el último día”

Así se expresaron los familiares de Leonardo y Marcelo Massa durante el acto realizado este lunes, al cumplirse el primer aniversario del doble crimen de Cañuelas. Unas mil personas acompañaron la marcha por las calles del centro. Se descubrió una placa en la plaza San Martín.

1 / 22

Los familiares y toda su tristeza frente a la placa que recuerda a las víctimas.

1 / 22

Que los imputados Fernando Marconi y Edgardo Sagini sean condenados a prisión perpetua y que cumplan la condena en su totalidad, sin ningún atenuante. Ese fue el pedido central que los familiares de Leonardo y Marcelo Massa realizaron anoche en la voz de Fernanda Inacio, esposa de una de las víctimas, al cumplirse el primer aniversario del doble crimen.

Las actividades se iniciaron a las 19 con una misa en la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, convocada especialmente para recordar a los comerciantes asesinados el 1 de julio de 2012.

Ante una iglesia casi llena, el padre Mario Slongo reconoció que “en estos tiempos nuestra vida están expuesta a la inseguridad, a los efectos de la violencia, a los egoísmos, a todo aquello que nos hace tener miedo no sólo por uno y por los demás”. Pero advirtió que “No podemos bajar los brazos y perder las esperanzas. Es necesario reclamar siempre de Dios también la justicia, su justicia, para los que son buenos y sinceros de corazón”.

El cura párroco recordó que el crimen de Leo y Marcelo se produjo en el inicio de julio, el mes de las fiestas patronales en la ciudad de Cañuelas. Por eso, dijo, el drama de la familia Massa quedará inscripto en nuestra historia y siempre será recordado “para honrar la memoria de Leonardo y Marcelo”.

Los consejeros escolares y varios concejales del oficialismo, entre ellos el presidente del bloque del FpV, Edgardo Castagneris, se encontraban presentes en la misma, aunque no participaron miembros del Ejecutivo.





Al término de la ceremonia religiosa, Fernanda Inacio, esposa de Leonardo, habló en representación de los familiares.

“Un día como hoy, hace un año atrás, la vida nos dio un golpe durísimo: la pérdida inesperada y repentina de Leo y Marce. Pero este golpe no sólo lo recibimos nosotros, como familia, sino también todo el pueblo que salió a pedir que apresaran a los culpables; que reclamaba seguridad para todos los que quedamos. Fue tan fuerte el pedido que nos escucharon en todo el país. Y Leo y Marce dejaron de ser nuestros para ser la cara visible de un reclamo que aún hoy, un año después, seguimos pidiendo”.

“El día a día no es fácil, es doloroso –continuó Fernanda–. Pasar los cumpleaños, Navidad, Año Nuevo, el Día del Padre o de la Madre... Sabemos que están presentes, les hablamos esperando una respuesta, pero necesitamos ese beso, ese abrazo o esa palabra de cada uno de ellos”.

“Cuando llegue el momento del juicio, que la condena sea cumplida en forma efectiva y hasta el último día que lo exija la ley. Estos delincuentes no son merecedores de ningún amparo o beneficio que acorte su pena. Sabemos que esto no nos va a devolver a los chicos, pero también sabemos que es lo último que podemos hacer para que ellos puedan partir y nosotros encontremos un poco de paz”.

Fernanda aseguró que no sienten solos en esta lucha por la justicia. Agradeció a los familiares, vecinos, amigos, que están siempre atentos en los momentos de tristeza.

También agradeció a los medios de comunicación, a la ONG Convivencia Segura, a sus suegros ““por la entereza con que afrontan todo esto” y a sus abogados, Burlando y Tiberio, “porque están trabajando mucho para lograr que en el juicio se llegue a la pena máxima”

Una columna de dos cuadras, conformada por unas mil personas, se desplazó en silencio por las calles Libertad, Acuña, Rivadavia y Del Carmen, para llegar nuevamente a la plaza.

Micaela –hija de Marcelo–, codo a codo con sus amigas llevaba dos grandes carteles la palabra “Justicia” y el nombre de las víctimas encabezaba la caravana.

En la plaza, con la canción Honrar la vida como fondo, la gente fue dejando velas encendidas en torno a un mármol oscuro con las fotos de Leo y Marcelo. Una imagen indeleble que quedará clavada allí, para siempre, en el corazón de la ciudad.

INFOCAÑUELAS

Galería multimedia

La noticia en imágenes y videos