Volver a sección

Policiales

Ordenaron la detención de Alberto Samid

El empresario con base en Cañuelas no se presentó a una audiencia programada para este miércoles en una causa por evasión tributaria y asociación ilícita.

 Samid en 2008, increpado por comerciantes de Cañuelas.

El Tribunal Oral Penal Económico N° 1 ordenó la detención de Alberto Samid. El empresario de la carne no se presentó en una audiencia del juicio oral que lo tiene como acusado de asociación ilícita y evasión de impuestos, según reveló Infobae.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que la presencia del "Rey de la Carne" en el encuentro de esta mañana era obligatoria porque se iban a realizar las réplicas y posiblemente la lectura del veredicto del caso.

Ante la ausencia de Samid, la Fiscalía pidió que se adopten medidas y los jueces decidieron ordenar la detención. La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que actúa como querellante en el caso, también pidió condena para Samid y el resto de los acusados.

La semana pasada, el fiscal Gabriel Pérez Barberá había solicitado condenar a Samid a seis años y seis meses de prisión. En sus alegatos, el funcionario judicial dio por probado que el empresario integró una asociación ilícita a través de la cual se evadían impuestos de la comercialización de carne.  Hasta el año pasado una de sus sucursales funcionaba en Cañuelas.

La causa penal comenzó en 1996 por una denuncia de la Dirección General Impositiva (DGI). El juicio está a cargo del Tribunal Oral Penal Económico 1, integrado por los jueces Diego García Berro, Ignacio Fornari y José Michilini.

Samid, propietario del frigorífico ubicado en cercanías del cementerio municipal, inauguró su carnicería de Cañuelas en 2008, en medio de una ola de indignación de los carniceros tradicionales por los bajos precios a los que comercializaba los cortes. Ante la movilización de la Cámara de Comercio el intendente Gustavo Arrieta propició una reunión de Samid con los carniceros que tuvo lugar en el despacho oficial de la comuna. Años más tarde también inauguró un supermercado sobre la ruta 205, catalogado como una "sucursal" del Mercado Central.

Cuando cerró la carnicería dejó una importante deuda de alquiler con la institución propietaria del local, el Hogar de Ancianos San José.