Volver a sección

| Policiales

Ordenan estudio de ADN sobre la ropa de un hombre que fue hallado muerto en Vicente Casares

La familia de la víctima sostiene que fue asesinado. En marzo se estudiará la mancha de sangre encontrada en su camisa.

La familia de la víctima sostiene que fue asesinado. En marzo se estudiará la mancha de sangre encontrada en su camisa.

Ordenan estudio de ADN sobre la ropa de un hombre que fue hallado muerto en Vicente Casares

 Ramón Agapito Aguiar.

Con fecha 6 de enero el Juzgado de Garantías 8 de Cañuelas libró un oficio a la Asesoría Pericial de La Plata, sección de ADN, autorizando la realización de una pericia a fin de determinar el perfil genético de una mancha de sangre encontrada en la camisa de Ramón Agapito Aguiar, un jubilado hallado muerto el 8 de julio de 2019 en un campo de Vicente Casares.

La pericia genética solicitada por la Fiscalía 2 de Cañuelas se llevará a cabo en el gabinete sito en calle 41 y 119 de la capital provincial, el 11 de marzo de 2021 a las 10 de la mañana, por parte del perito en turno, y se estima que el resultado estará para el segundo semestre, cuando se cumplan dos años del deceso.

Si bien en el certificado de defunción la causa de muerte indicada por el médico interviniente fue "paro cardiorrespiratorio", desde un primer momento las hijas del hombre, de 73 años, afirman que fue asesinado, posiblemente para robarle la jubilación. Para fundamentarlo se basan en los golpes que tenía en el rostro y las manchas de sangre en la camisa.

"Mi papá no murió de una muerte natural. Estaba todo golpeado y la camisa manchada con sangre estaba debajo de su ropa, encima tenía otro pantalón y una campera que no tenían sangre, como si lo hubieran vestido después de muerto" dijo Valeria Aguiar a InfoCañuelas.

La camisa que vestía la víctima.

Otro motivo de sospecha es que cuando los familiares se enteraron y concurrieron al criadero de cerdos ubicado en la zona rural de Vicente Casares se toparon con los propietarios del establecimiento y un servicio fúnebre retirando el cuerpo de manera presurosa, sin la presencia de peritos, autoridades policiales o judiciales.

"Los dueños dijeron que mi papá estaba enfermo y que se murió por eso. Nosotros creemos que fue asesinado. Estaba en perfectas condiciones de salud, iba todo el tiempo a Máximo Paz en bicicleta, trabajaba en negro desde hacía varios meses y supuestamente vivía con un muchacho de 20 años que también trabajaba en el mismo campo. Toda la situación siempre nos pareció muy rara y pensamos que hay un encubrimiento", agregó Valeria.

El estudio sobre la prenda de vestir permitirá, seguramente arrojar luz sobre estas sospechas y determinar si las manchas hemáticas corresponden a la víctima o a otra persona.

x