Volver a sección

| Policiales

Liberaron a Carolina Bakker, la mujer detenida por la compra de un bebé

El juez Martín Miguel Rizzo denegó la prisión preventiva solicitada por el fiscal Lisandro Damonte. Tras ser excarcelada, habló con un medio de Córdoba.

El juez Martín Miguel Rizzo denegó la prisión preventiva solicitada por el fiscal Lisandro Damonte. Tras ser excarcelada, habló con un medio de Córdoba.

Carolina Bakker Juan Carlos Bakker

 Carolina Bakker y su padre. Foto Facebook.

Carolina Bakker, detenida el 13 de mayo en su casa de Villa Giardino, provincia de Córdoba, fue excarcelada el 12 de junio luego de permanecer casi un mes alojada en la comisaría de Norberto de la Riestra.

El titular del Juzgado de Garantías 8 de Cañuelas, Martín Miguel Rizzo, no hizo lugar al pedido de prisión preventiva solicitada por el fiscal Lisandro Damonte, y en consecuencia Bakker volvió a su localidad donde permanecerá hasta la realización del juicio oral.

El magistrado la impuso como única condición la obligación de comunicarse con el juzgado el primer día hábil de cada mes para informar su localización.

Bakker, de 49 años, está acusada de violar el artículo 139 inciso 2 del Código Penal, que prevé de 2 a 6 años de cárcel a quien "por un acto cualquiera, hiciere incierto, alterare o suprimiere la identidad de un menor, y el que lo retuviere u ocultare". 

El 11 de mayo Bakker se trasladó a Cañuelas junto a una mujer de su localidad (Nelba Adriana Cabrera) para retirar un bebé de 10 días que había comprado mediante una serie de transferencias, algunas efectuadas por su padre, Juan Carlos Bakker.

La remisera Cabrera y Bakker padre quedaron procesado como “partícipes necesarios” del delito de “tornar inciderta la identidad de un menor de edad”. Damonte los había citado a declarar el 18 de junio pero no se presentaron alegando la distancia y las dificultades de desplazamiento con motivo de la cuarentena.


PRIMERAS DECLARACIONES DE CAROLINA BAKKER

En declaraciones al Portal de Opinión, la mujer procesada dijo que “se hizo justicia” sobre su situación, y que "obró con el corazón" porque los padres de la niña, Daiana Fazio y Gustavo Ugarte, le aseguraban que "no la querían" y que “la iban a tirar”.

La mujer se mostró arrepentida de haber involucrado a su padre en el caso aunque aseguró que lo hizo porque Fazio le pedía dinero para subsistir, no en concepto de “venta de una bebé”. De hecho, afirma que en una grabación de celular que está en el teléfono secuestrado, ella le dice que: “No quiere comprar una beba”, junto a otros mensajes que le enviaba el padre de la recién nacida, amenazándolos si no entregaban el dinero.

Agregó que durante el procedimiento policial llevado a cabo en su domicilio por personal policial de Villa Carlos Paz, fue maltratada, permaneciendo seis días en el calabozo para luego ser trasladada durante diez horas a Cañuelas, sin descanso, por lo cual no pudo prestar declaración al arribo a la sede judicial.

La mujer también planteó la situación del automóvil de la remisera que fue secuestrado por la justicia. Aseguró que no figura en los registros policiales, por lo cual hasta el momento desconocen el lugar físico donde se encuentra el vehículo.

La fiscalía de Cañuelas continuará con la investigación de los hechos, incluyendo la sospechosa entrega de un certificado de nacimiento expedido en el hospital de Ezeiza. En el certificado figura el número de documento y los datos de Carolina y las pericias caligráficas habrían establecido que fue redactado por una tercera persona.

 

x