Volver a sección

| Policiales

Las Costas: dos ladrones atacaron a una familia y a un policía: uno de ellos escapó y se cree que sigue en el barrio

En plena fuga se ocultó en una casa sin saber que allí vivía un efectivo. Fue reducido pero luego se les escapó a los policías que llegaron para detenerlo.

En plena fuga se ocultó en una casa sin saber que allí vivía un efectivo. Fue reducido pero luego se les escapó a los policías que llegaron para detenerlo.

Las Costas: dos ladrones atacaron a una familia y a un policía: uno de ellos escapó y se cree que sigue en el barrio

 La zona del incidente. Google Street View.

Un insólito episodio de fugas ocurrió este martes en el barrio Las Costas de Cañuelas, en cercanías del Hospital municipal Ángel Marzetti.

Todo comenzó cuando dos ladrones irrumpieron en la casa de la familia de Cristian Gómez, en la calle Alsina al 200.

Tras recibir un llamado del 911, efectivos del Comando de Patrullas se dirigieron al domicilio donde se entrevistaron con las víctimas, quienes relataron que minutos antes se les habían aparecido dos delincuentes, uno de ellos portando un cuchillo y el otro un revólver.

Los malvivientes, que buscaban dinero, maniataron a Gómez y a sus hijas menores de edad, provocándole lesiones en el rostro y en las piernas. Cuando arribaron los policías, escaparon corriendo.

Se inició entonces una búsqueda por las inmediaciones que terminó con la detención de uno de los malhechores, de 30 años, cuya identidad no trascendió. En su poder la policía incautó una billetera con documentación perteneciente a Gómez.

La historia no terminó allí. El otro delincuente logró fugarse y se escondió en un monoambiente de la calle Carlos Gardel al 100, donde vive el policía Mauro Scrochi, quien se encuentra de licencia por carpeta médica (el año pasado fue operado por un desprendimiento de retina).

Los vecinos contaron que Scrochi estaba durmiendo la siesta cuando escuchó un ruido. Se dio cuenta que había un intruso en su casa por lo que en forma silenciosa dio aviso a la policía.

Acto seguido se dirigió hacia donde estaba el desconocido, quien parecía asustado y le pidió ayuda para escapar. Era un hombre grandote, con el torso desnudo, descalzo y sólo vestido con un short negro. Durante algunos minutos Scrochi logró tranquilizarlo, hablaron y le contó que no era de Cañuelas, pero la situación empeoró cuando vio el chaleco de policía colgado en una ventana del fondo.

Entonces agarró un palo y se dirigió hacia Scrochi totalmente fuera de sí, con intención de matarlo. Se trenzaron en lucha y luego de un brutal cruce de golpes el policía logró reducirlo, arriesgando su vida (al estar inactivo no tiene disponible el arma). A los pocos minutos llegó un patrullero y cuando los efectivos ingresaron al domicilio para llevarse al delincuente, lo agarraron pero en una distracción se les escapó. Desde entonces hubo una serie de recorridas, pero no lograron ubicarlo.

Los vecinos de Scrochi se comunicaron con InfoCañuelas para contar que están preocupados porque consideran que el malviviente (que terminó con la cara lastimada, con un corte en el labio y otro en el párpado) sigue escondido en los alrededores. 

“Pedimos que haya vigilancia permanente en el barrio hasta que esta persona sea detenida. Cuando oscureció ya no vimos más policía y en estos momentos (22 hs.) no se ve un solo patrullero” lamentó una mujer.

Además, destacó que Scrochi suele colaborar con todo el barrio y que terminó lastimado con un golpe en el mismo ojo del que fue operado. “Lamentablemente no mandaron ningún médico para verificar cómo está el muchacho”, concluyó la vecina.