Volver a sección

Policiales

Ladrones quisieron entrar cuando una familia dormía

Ocurrió el domingo a la madrugada en la casa de Martín Frasseren, en San Vicente al 700.

 San Vicente al 700, la avenida céntrica donde ocurrió el hecho. G. Street View

Eran la 3.50 la madrugada. La lluvia y los truenos disimulaban los ruidos del exterior. Sin embargo, entre sueños, Martín Frasseren creyó escuchar algo extraño, se levantó y se dirigió al living. Sobre las puertas-ventanas vio suciedad y una gran cantidad de marcas que al principio atribuyó a su pequeño hijo. Se acercó un poco más y descubrió que eran manos de adulto con barro que habían tocado desde afuera. Entonces el reflector del patio y descubrió a trasluz la misma secuencia de huellas en otras ventanas. Había alguien que estaba queriendo entrar.

Con la luz apagada en el living se quedó en silencio observando si veía al intruso en el patio. Al cabo de algunos minutos el delincuente salió de su escondite y con una barreta quiso forzar la puerta trasera. Entonces Martín golpeó repetidamente los vidrios para ahuyentarlo. El ladrón escapó a toda velocidad saltando a través de la medianera de la casa vecina. Era una persona joven y delgada, de 1.70 de estatura, con cara descubierta y una gorra de lana.

Tratando de dominar el pánico Martín llamó a la policía, que tardó unos veinte minutos en llegar. "Les pedí a los policías que revisaran los terrenos del fondo, porque pensé que el o los delincuentes podían estar escondidos, pero mucha bola no me dieron, estuvieron dos minutos y se fueron" relató a InfoCañuelas.

"Estaba tronando y lloviendo y de casualidad debo haber escuchado algo entre dormido. Menos mal que me desperté, si no estos tipos hubieran entrado con mi familia durmiendo. Ahora sólo me queda gastar dinero en armas, alarmas y rejas para protegernos" concluyó Frasseren.

INFOCAÑUELAS