Volver a sección

| Policiales

La Justicia sobreseyó a los tres imputados por el doble crimen de Máximo Paz

Carlos Garay, Rogelio Herbalejo y Roberto Sequeira habían sido condenados en 2010, pero un tribunal de Casación los dejó libres, con duras recriminaciones hacia la investigación policial. Ahora piden que se investigue a los policías que dirigieron las pesquisas.

Carlos Garay, Rogelio Herbalejo y Roberto Sequeira habían sido condenados en 2010, pero un tribunal de Casación los dejó libres, con duras recriminaciones hacia la investigación policial. Ahora piden que se investigue a los policías que dirigieron las pesquisas.

 Flavia y Andrea eran alumnas de la Escuela Meida 1 de Máximo Paz.

El 21 de abril de 2006 Flavia Aguirre y Andrea Lungo, de 19 años, aparecieron en un descampado de Máximo Paz, asfixiadas y asesinadas de un balazo en la nuca.

El 21 de mayo de 2010 la justicia condenó por el hecho a Carlos Gustavo Garay, Rogelio Fermín Herbalejo y Roberto Fabián Sequeira, pero hace unos días un fallo de la Sala III del Tribunal de Casación Penal de La Plata los dejó libres por falta de pruebas.

El sobreseimiento, firmado el 14 de febrero, ahora será estudiado por el fiscal de Casación, Carlos Altuve, quien podría apelar la sentencia.
 
En 2010, al elevar la causa a juicio, la agente fiscal Ana Medina le había imputado a los tres nombrados la supuesta autoría del caso que conmovió a Cañuelas.

En el dictamen de Casación se destacó que la investigación policial a cargo del Destacamento de Máximo Paz fue ineficiente e insuficiente, y que no se analizaron pistas que podrían haber llevado a los verdaderos autores del crimen.

Las llamadas entrantes y salientes al celular de Andrea Lungo, por ejemplo, es una de las pistas que no se habría estudiado.

Tampoco se habría indagado en la supuesta relación sentimental que Andrea Lungo habría mantenido con un policía de apellido Raval, o las versiones sobre un presunto ajuste de cuentas por tráfico de estupefacientes.

En la reciente resolución se recalcó que los imputados no mantuvieron relaciones sexuales con Lungo y Aguirre, tal como se desprende del estudio de ADN, que dio resultado negativo.

Los magistrados Violini, Borinsky y Carral concluyeron que las pruebas no resultan “precisas ni concordantes y subsisten aún varias circunstancias fácticas improbadas, que abren el margen a hipótesis alternativas explicativas del suceso”.

Además, sostuvieron que la investigación policial fue “irregular y parcializada” por lo que se pidió a la Procuración General "que se investigue la actuación de los agentes".

Como resultado de esta resolución, el doble crimen de Máximo Paz es un hecho que se encuentra impune.

INFOCAÑUELAS

x