Volver a sección

Policiales

La justicia “fichó” al sacerdote del Santa María

El catequista se presentó esta mañana en la Comisaría de la Mujer, donde se le notificó la imputación por abuso sexual.

 Google Street View.

El padre Carlos, catequista del complejo Parroquial Santa María de Cañuelas, se presentó esta mañana en la Comisaría de la Mujer, donde fue formalmente notificado de la causa por "abuso sexual simple" en la que se encuentra imputado.

El sacerdote tuvo que fijar domicilio y demás datos personales, una formalidad que se requiere en el inicio de los expedientes penales. Asimismo, designó un abogado particular que ya se presentó en la UFIJ 1 de Cañuelas para representarlo.

El fiscal de la causa, Lisandro Damonte, envió ayer una serie de oficios al Obispado de Gregorio de Laferrère y al Colegio Santa María consultando la actividad concreta que desarrollaba el cura y período en el que estuvo en contacto con el alumnado. Hasta este martes al mediodía el requerimiento no había sido contestado.

Damonte también solicitó informes al Ministerio de Seguridad y al Registro de Reincidentes para verificar si el imputado tiene alguna clase de antecedentes.

El sacerdote, de 47 años, oriundo de la ciudad de Buenos Aires, está imputado de abuso sexual simple, es decir “tocamientos”, en perjuicio de una alumna de 14 años. En líneas generales el contenido de la denuncia presentada el fin de semana por la mamá de la menor coincide con los mensajes de WhatsApp que la chica les envió a sus amigas.

“Cuando abro la puerta me pone el pie. Y me abraza de la cola. Me toca la cola básicamente. Y me decía que iba a estar todo bien. Y atinó a querer tocarme adelante. Yo le di un manotazo y me puse a llorar. No sabía lo que podía hacer. Y bueno, me dijo que no salga así. Me puse re mal, así que se sentó al lado mío. Y me puso la cara en el cuello mío. Me lo saqué de encima y me fui a la puerta. Me dijo que no salga así que era yo la que iba a perder. Y bueno, me dejó salir. Ahí fui, me lavé la cara y volví al salón. ¿Viste que me habían preguntado si estaba llorando? Y bueno, era por eso” fue uno de los mensajes que trascendió.

En este contexto, no se descarta que el fiscal solicite la implementación de una Cámara Gesell para obtener el testimonio de la víctima.