Volver a sección

| Policiales

La justicia cree haber identificado al hombre asesinado en la Kangoo

Acompañaba al comprador de un terreno cuando fue secuestrado por una banda delictiva. Falta confirmarlo mediante un estudio de ADN.

Acompañaba al comprador de un terreno cuando fue secuestrado por una banda delictiva. Falta confirmarlo mediante un estudio de ADN.

La justicia cree haber identificado al hombre asesinado en la Kangoo

 La fiscal Pippo en la escena del crimen.

En las últimas horas la justicia identificó de manera preliminar el cuerpo que el fin de semana apareció baleado e incinerado dentro de una camioneta Kangoo, en la calle Pedro Elizalde de Cañuelas.

De acuerdo a voceros oficiales, se trata de Gustavo Adolfo Poma Quiroz, un ciudadano de nacionalidad peruana, amigo de un remisero que el jueves 5 de diciembre trasladó a Pilar a un matrimonio que se disponía a comprar un terreno. Si bien todos los indicios apuntan a que se trataría de esa persona, falta confirmarlo mediante un estudio comparativo de ADN con los familiares.

El caso es sumamente complejo ya que incluye un asalto a mano armada, un secuestro, un pedido de rescate y finalmente un homicidio.

Por lo que han declarado los sobrevivientes, el jueves 5 de diciembre Armando Chamorro Rolón, paraguayo, de 30 años,. y su concubina Karen Martínez Fleitas, de 23 años, de la misma nacionalidad, domiciliados en Villa Lugano, acordaron viajar a Pilar para concretar una operación inmobiliaria por 780 mil pesos. 

Viajaron en la Kangoo del remisero peruano Miguel Angel Casaico Torrejón, quien además viajó con un amigo, Poma Quiroz, domiciliado en la Villa 1-11-14 de Capital Federal. En otro vehículo iba guiándolos un cuñado de Chamorro.

Al llegar a una quinta de Pilar fueron rodeados por cinco o seis delincuentes con armas largas que los secuestraron y les robaron el dinero.

Al día siguiente Fleitas fue liberada en Capital Federal mientras que los hombres fueron subidos a un vehículo y trasladados en dirección a Cañuelas. A la altura de un peaje Chamorro y Casaico Torrejón (dueño de la Kangoo) saltaron del vehículo a la altura del Mercado Central y escaparon corriendo. 

Fue entonces que los captores se dirigieron al camino vecinal de Cañuelas donde le dieron muerte al tercer secuestrado, que sería el amigo del remisero.

En un principio se instruyó una causa por robo y privación de la libertad, ya que hubo un llamado a la familia de la víctima solicitando un rescate. Esas actuaciones a cargo de la UFI 3 de La Matanza fueron giradas a la UFI 2 de Cañuelas, donde está radicada la causa por el hallazgo del cadáver.

El caso presenta varias dudas para los investigadores. Los testimonios de los sobrevivientes no fueron del todo claros (por ejemplo, no lograron identificar el lugar al que fueron a realizar la compra del terreno) por lo que se solicitará información a las compañías telefónicas entre otras medidas de prueba.

La presunta víctima, antes de instalarse en Argentina, trabajó en el área de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad de Lima.

x