Volver a sección

Policiales

Juicio final por el caso Ospital

Este lunes se realizó la primera jornada del juicio a Marcelo Adrián López por el secuestro y muerte del empresario Ricardo Ospital, ocurrido en 1994. Su padre ya fue condenado en 1996.

El asesinato del empresario Ricardo Ospital, ocurrido el 10 de mayo de 1994, es un caso que todavía permanece abierto.

En 1996 el coronel Norberto López –vecino y conocido de Ospital- fue condenado por el hecho, pero su hijo, considerado como partícipe, logró posponer el enjuiciamiento a través de diversos recursos y apelaciones.

Finalmente, luego de 17 años, este lunes la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal, Sala II, inició el juicio oral contra el teniente Marcelo López.

En el tribunal, compuesto originalmente por los Dres. Miguel María Alberdi, Marcelo Darío Soukop y Pablo Little, se agregó a último momento un cuarto magistrado, Alejandro Rolón, quien reemplazará a cualquiera de los titulares en caso de licencia por enfermedad o alguna otra causa. Esto fue interpretado como una clara señal de que la Cámara tiene la férrea voluntad de concluir este largo proceso.

En las primeras horas del debate declararon Norma, la esposa de Ospital; su hijo Pedro; y su yerno.

Todos ellos hicieron referencia a que la persona que realizó los llamados exigiendo el dinero para la restitución del empresario (primero fueron 3,4 millones y al final 300 mil pesos) manifestó “Tenemos retenido” a Ricardo Ospital. El uso del plural (tenemos) para el fiscal Hugo Carrión es un claro indicio de que fueron dos los ejecutores.

Por otra parte, quedó expuesto que uno de los llamados exigiendo el rescate fue realizado desde el Movicom de Marcelo López; aunque la defensa del militar insistió con que no era sólo él quien usaba ese celular.

Otro elemento de peso durante la primera jornada fue una supuesta confesión que Marcelo les habría formulado a sus amigos acerca de su participación en el hecho, durante una excursión de pesca en Trenque Lauquen. En el transcurso del debate declararán algunas de las personas que estuvieron en ese viaje.

Mientras que para el fiscal Hugo Carrión y los letrados de la víctima, Marcelo López actuó en complicidad con su padre, incluso desde la planificación del hecho, para los Dres. Pennetta y Giordano –defensores de López– esta intervención se limita a un encubrimiento posterior al homicidio, ejecutado en soledad por el coronel.

INFOCAÑUELAS